El temporal pegó fuerte en varias localidades bonaerenses y la Capital, con cargada actividad eléctrica y caída de granizo. El mal tiempo proseguirá hasta hoy al mediodía. La Pampa, en emergencia.

Las inundaciones afectaron a gran parte del Conurbano bonaerense y la Capital Federal como consecuencia de las intensas lluvias que se registraron durante todo el fin de semana en gran parte del país y que se espera que continúen hasta hoy al mediodía, según informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

La tormenta, que durante la madrugada vino cargada de actividad eléctrica y caída de granizo en algunos sectores, generó complicaciones en diferentes barrios porteños, pero los anegamientos más importantes, con caídas de árboles y postes, tuvieron lugar en los partidos bonaerenses de Florencio Varela, Quilmes, Avellaneda, La Matanza, Berazategui, Pilar, Morón y General Rodríguez.

En la Ciudad, la jornada arrancó con lluvias durante las primeras horas, luego hubo una leve tregua durante la primera parte de la mañana que coincidió con el horario de la media maratón de Buenos Aires y después continuaron las precipitaciones, algunas de ellas muy intensas.

Quilmes, uno de los distritos más afectados, sufrió la inundación de algunos de sus pasos bajo a nivel, mientras que en Bernal Oeste una importante cantidad de agua cubrió la avenida Mouriño, a la altura del cruce con la calle Cerrito. Lo propio ocurrió en las intersecciones 390 y Lamadrid, arroyo y Zapiola, Rodolfo López y arroyo, Zapiola y Calchaquí, Camino General Belgrano y Boedo, y República del Líbano y Camino General Belgrano.

Un susto se dio en San Francisco Solano, donde dos mujeres se cayeron al agua en la intersección del arroyo y la calle 844, quienes fueron rescatadas por Bomberos y trasladadas al hospital Oller, donde fueron atendidas y estaban fuera de peligro.

Ante este panorama, desde la Secretaría de Servicios Públicos del partido que gobierna el intendente Martiniano Molina (Cambiemos), informaron que unos 100 trabajadores totalmente equipados y con camiones, desobstructores, grúas y retroexcavadoras, recorrieron las calles para atender las emergencias, a fin de retirar los árboles y postes caídos, destapar los sumideros y hasta se prepararon dos centros de evacuados de manera preventiva.

El titular del área, Sergio Chomyszyn, remarcó: “Estamos 100% dedicados a dar respuesta ante cualquier emergencia, con la voluntad de solucionar todos los problemas que vamos detectando y, fundamentalmente, trabajando codo a codo con el área de Defensa Civil”.

Asimismo, también hubo desborde de arroyos en Pilar, por lo que desde el Ejecutivo Comunal que comanda Nicolas Ducoté (Cambiemos) procedieron a la evacuación de algunas zonas, con decenas de familias movilizadas.

LEA MÁS:

Debido a la situación, voceros del gobierno bonaerense precisaron que María Eugenia Vidal tiene dentro de sus prioridades las obras hídricas, cloacas y otras tareas que puedan ser traducidas como realizaciones de “desarrollo e igualdad”.

“La gobernadora está especialmente preocupada por el impacto de las inundaciones en lo productivo, porque gracias a las obras que ya hicimos no hay un solo casco urbano en peligro”, valoraron los funcionarios.

Y agregaron que “en todo el distrito tenemos en marcha unas 263 obras, de las que 124 están terminadas. Tenemos el Plan Maestro del Salado, una obra que si todo marcha bien, iniciaremos el 20 de septiembre”, mientras que resaltaron “los emprendimientos estructurales” de la administración, “donde hasta 2015 no había nada”.

Pueblo aislado

El fenómeno climático no fue exclusivo del Area Metropolitana, sino que también se sintió fuerte en el interior bonaerense y en otras provincias, como La Pampa.

En el norte de la provincia, un pueblo de 3322 habitantes se encontraba aislado como consecuencia de las inundaciones generadas por la intensa lluvia, mientras que Defensa Civil advirtió problemas en la ruta nacional 35.

El intendente de la localidad, Horacio Castro, comentó que “en estos momentos, Rancul está aislado, porque está cortada la ruta nacional 188 desde hace cuatro meses por las inundaciones y ahora se afectó el estado de los caminos alternativos de tránsito liviano y otro para los camiones que teníamos”.

Siguiendo en esa línea, explicó que “la lluvia llegó a unos 30 milímetros y estamos aislados. La gente está enojada, porque es un perjuicio importante para la cuestión comercial, por ejemplo, ya que no tenemos ninguna industria local y no pueden entrar los proveedores”.

La decisión de cortar los caminos alternativos fue tomada por la jefatura de policía de La Pampa. “La gente no puede entrar por la ruta 188 porque está cortada y no se puede continuar a provincias vecinas”, aseguró Castro.

Por otro lado, Defensa Civil de La Pampa informó que “las lluvias de este fin de semana perjudicaron la circulación en los desvíos de la ruta nacional 35, a la altura de Winifreda, y los de la ruta nacional 188 en Rancul, quedando en condición intransitable”.

El SMN había emitido un alerta por lluvias y tormentas fuertes para la Capital Federal y ocho provincias, con la probabilidad de que se registren fuertes ráfagas de viento, abundante caída de agua y caída de granizo.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados