Las provincias de Chaco, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe vivieron intensas lluvias que anegaron poblaciones enteras; desde Greenpeace denuncian la falta de control para conservar los bosques nativos; el INTA apunta a los cultivos que arrasaron montes

Cuatro víctimas fatales y más de 3.500 damnificados. Chaco, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe aún padecen las consecuencias de un temporal que inundó campos, destruyó vías férreas y aisló a pueblos enteros. Milímetros de precipitaciones históricos para el Litoral, una zona del país que es víctima de la tala ilegal de bosques nativos y suelos destrozados por la utilización de agroquímicos.

"No hay control y si hay es connivencia con los gobiernos provinciales porque el 40% de la deforestación fue en bosques protegidos por la Ley de Bosques", sentencia Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de bosques de Greenpeace, en diálogo con POPULAR.

Inundaciones

Este medio accedió a un informe que realizó la organización mediante un trabajo de campo e imágenes satelitales, y el dato que se obtuvo pocas semanas antes del desastre climático fue alarmante: la superficie deforestada entre enero y diciembre de 2018 en las provincias de Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco fue de 112.766 hectáreas.

Inundaciones

Fueron terrenos verdes, repletos de flora y fauna intactas y conservadas incluso por poblaciones originarias durante siglos, pero el avance agropecuario y tecnológico impuestos por un mercado hambriento destruyeron todo a su paso.

Así, donde hubo un árbol, hoy hay una planta de soja, y "el agua ya no va por los cauces naturales, como los arroyos, sino que queda estancada y el suelo recibe mayor cantidad porque no están los árboles para absorberla", detalla Cruz.

ADEMÁS:

El Tranvía del Este de Puerto Madero: un proyecto que terminó dentro de un galpón

“Millones de hectáreas de pasturas y pastizales que consumían agua durante los doce meses del año fueron cambiadas por cultivos anuales que, en el mejor de los casos lo hacen durante un tercio o la mitad de ese tiempo, pasando de consumir anualmente 1500-2000 milímetros a 500-800 milímetros”, enfatiza Nicolás Bertram, investigador del INTA Marcos Juárez (Córdoba), en su estudio “Ascenso de napas en la región pampeana: ¿Incremento de las precipitaciones o cambios en el uso de la tierra?”.

Inundaciones

Sobre esas tierras se utilizaron productos agroquímicos, lo que provocó un desgaste y una solidificación total que impide el filtrado de las aguas de lluvia.

“La napa estaba a diez metros de profundidad y hoy está a menos de un metro. Los suelos están saturados, no pueden absorber más. Es como si antes teníamos una maceta grande y echábamos un balde de agua. Ahora la maceta es diez veces más chica pero echamos el mismo balde de agua”, ejemplifica Bertram.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados