Adriana y Blanca se reencontraron después de 35 años. "Me pareció un sueño cuando la señora Estela me llamó ayer a la tarde. Hace mucho que estoy esperando", reveló la abuela.

Debieron pasar 35 años para que una charla ocurra. Se trata de la conversación que mantuvo este martes la nieta recuperada número 126 con la abuela de Plaza de Mayo, Blanca Díaz de Garnier. Su abuela.

Recién ayer se conoció la noticia de que Adriana Cosentino recuperó su identidad y este martes charló por primera vez en forma pública con la madre de su papá biológico. “A los 40 años tengo una abuela”, decía risueña.

Adriana es abogada y trabaja en la Defensoría General de La Nación. Si bien tenía cerca la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, el nombre de la entidad no le generaba curiosidad.

Embed

Yo nunca dudé en el sentido físico porque mi mamá de crianza era muy parecida a mí”, contó en el programa radial del periodista Reynaldo Sietecase. Sin embargo, había partes de su historia que siempre le hacía ruido en su interior. “Cosas sueltas”, como calificó.

“Ellos no sabían que yo era hija de desaparecidos. Ellos se cansaron de estar anotados en la lista de adoptantes y no pudieron. Un vecino de un amigo, que era comisario, le había ofrecido adoptar más rápido. Pero ellos creyeron que yo venía de una familia que no me pudieron tener”, contó.

“Después del advenimiento de la democracia-relató-, mi viejo vio un cartel en la calle y le dijo a mi vieja: ‘mirá, esta chica es parecida a Adriana’ y empezaron a darse cuenta de los horrores de la Dictadura. Y empezaron a tener dudas y se lo contaron a mi tía. Y ella es la que me cuenta todo”.

LEA MÁS:

Su abuela la escuchaba atentamente, casi sin poder creer que después de tantos años, había encontrado a su nieta. “Me parece como si su voz la hubiera escuchado siempre”, reveló emocionada.

“Me pareció un sueño cuando la señora Estela me llamó ayer a la tarde. Hace mucho que estoy esperando. Porque cuando mi nuera cayó, yo le había preparado todo el ajuar y se lo robaron también”, rememoró.

Si bien aún no se conocieron personalmente, dado que Blanca vive en Concepción del Uruguay, a su nieta ya le mostraron una foto. “Es hermosa”, dijo mientras su abuela la escuchaba y se reía.

“Esto cura. Nos lo merecemos como país. A pesar del dolor yo veo el lado positivo”, contó Adriana, quien también reveló que se va a cambiar su apellido por el de su padre biológico. “Ya no me pierdo más, abuela”, cerró.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados