Tal vez por cansancio o distracción, dejó su morral con el dinero del día y plata que venía juntando para los sueldos

La frase viene de años: "Queda gente buena en nuestro país", y habría que agregarle "honesta", dada la historia de un comerciante lanusense que después de cerrar su negocio llevó a su hijo a tomar un helado.

Tal vez por cansancio o distracción, dejó su morral con el dinero del día y plata que venía juntando para los sueldos. A los cinco minutos, "cuando me di cuenta pensé que me moría, había perdido toda mi documentación y todo el dinero que había podido juntar para, por lo menos, lo de los sueldos y quedarme tranquilo", dijo. Pero la vida le deparaba un hada madrina, llamada Carla.

ADEMÁS:

Fueron 500 barriletes en el cielo de la UNLa

Así fue que el comerciante -le dicen Carlín-, lloró con su hijo porque perdió todo. "¿Quién nos iba a devolver un bolso con plata en los tiempos que vivimos? Nadie. Me acosté absolutamente vencido", dijo.

Pero, al poco tiempo recibió un mensaje de un número desconocido que le preguntaba si había perdido algo. Era Carla, que pudo encontrarlo, no tocó nada del dinero y se lo devolvió en persona. Ni siquiera pretendió una recompensa.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados