En su afán de obtener la fuente de la juventud eterna, esta despiadada húngara secuestró, torturó y asesinó a decenas de jóvenes para luego beber su sangre

El nombre de Erzsébet Báthory quedará grabado por siempre entre la galería de personajes infames de la historia de la humanidad. A lo largo de toda su vida, esta despiadada mujer es conocida por su búsqueda de la eterna juventud a través de la sangre de sus víctimas.

Erzsébet, cuya traducción al español sería Isabel, nació en 1560 en Byrbathor (Hungría) como miembro de una de las familias más prominentes de esa nación, considerada por ese entonces como “el más salvaje de la Europa medieval”.

De acuerdo a una investigación realizada por la escritora francesa Valentine Penrose para su libro “La Condesa Sangrienta”, Erzsébet sufrió una serie de ataques de epilepsia a los 4 años que su familia atribuyó a una posesión demoníaca, aunque luego ese tema fue olvidado y ella recibió una gran educación que incluyó tres idiomas.

Como correspondía a aquella época, los padres de Erzsébet arreglaron su boda con su primo, el conde Ferenc Nadasdy, cuando ella tenía 15 años y él 26. El matrimonio tuvo tres hijos y vivieron en el castillo de Ecsed, junto a la madre de Ferenc, con quien Erzsébet no se llevaba nada bien.

Pero a pesar de ello, Erzsébet se impuso y administró los dominios de su esposo con mano de hierro durante sus ausencias a causa de las guerras que se libraban por aquellos tiempos; y su personalidad quedó reflejada en una serie de cartas dirigidas a Ferenc en la que expresaba su crueldad abiertamente.

LEA MÁS:

Entre otras cosas, Erzsébet le contaba cómo castigaba a las criadas del castillo propinándoles mazazos y pinchándoles los dedos con agujas bajo las uñas. Este comportamiento, llevó a los investigadores, entre ellos Penrose, a determinar que a la condesa le atraían sexualmente las mujeres y utilizaba esas prácticas para amilanar a aquellas que pensaran en negarse a sus requerimientos.

Pero en 1604, tras la muerte de su marido, la condesa cedió a su enfermedad mental echó a todos los parientes de éste, entre ellos su suegra, para dedicarse a cumplir sus más secretas fantasías.

Con la ayuda de una supuesta bruja llamada Darvulia, Erzsébet instaló un laboratorio en los sótanos del castillo para dedicarse a las prácticas de la magia negra. El motivo para todo esto era uno sólo: buscar la manera de mantenerse por siempre joven; y para ello buscó obtener la sangre de las jóvenes campesinas que habitaban su condado.

Durante años, Erzsébet secuestró, torturó, mutiló y asesinó a centenares de jóvenes, muchas de las cuales fueron a parar a la “Virgen de hierro”, una especie de féretro con afiladas agujas que desangraban a sus víctimas hasta la muerte.

Una vez obtenido el líquido vital, la condesa la bebía e incluso se bañaba en el mismo. Pero, luego de la muerte de Darvulia, Erzsébet se volvió más descuidada y además de las vasallas, también comenzó a raptar a jóvenes nobles para someterlas a sus siniestras prácticas.

Alertado por las familias, el rey Matyas ordenó Thurzo –un primo de Erzsébet con el que ésta mantenía una manifiesta enemistad- investigar estas desapariciones, y el noble no tardó en hallar la verdad.

Tras ingresar por la fuerza en el castillo, Thurzo y sus hombres hallaron el siniestro laboratorio de Erzsébet, donde todavía había resto de cuerpos y litros y litros de sangre, todavía sin utilizar.

La condesa sangrienta fue enjuiciada y condenada a cadena perpetua, pena que cumplió en su propia habitación por casi cuatro años, hasta el día de su muerte, ocurrida el 21 de agosto de 1614.

Los investigadores llegaron a determinar que a lo largo de su terrible búsqueda, Erzsébet llegó a asesinar a unas 600 mujeres, crímenes por los que nunca llegó siquiera a pedir disculpas.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados