Por el cierre de los aeropuertos y la falta de hospedaje, un hotel alojamiento neuquino debió acondicionar las habitaciones para que las familias hagan noche allí.

El frío causó estragos en los vuelos. La falta de visibilidad, el hielo en las pistas y las intensas nevadas imposibilitaran que salgan los aviones de los aeropuertos, principalmente, de la Patagonia.

En Neuquén, por ejemplo, familias enteras que terminaron varadas a la espera de su vuelo debieron hospedarse en un albergue transitorio, producto de las dificultades para conseguir alojamiento.

No se podía pasar más allá de Piedra del Águila, y familias enteras tuvieron que volver a Neuquén capital para conseguir alojamiento. Nadie del municipio atendió un teléfono y en Turismo de Provincia están de paro hace 10 días”, sostuvo el titular de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos de la ciudad de Neuquén (AHG), Daniél González Cocca, al sitio Cadena 3.

Según contó el representante de la entidad, un albergue transitorio acondicionó las habitaciones para que la gente pudiera hacer noche allí, dada la carencia de respuesta por parte de las autoridades y a la falta de comunicación, ya que muchos teléfonos no funcionaban producto del temporal.

LEA MÁS:

No obstante, desde la subsecretaría provincial aseveraron que se derivaron turistas a las ciudades de Cipolletti, General Roca, Neuquén y Plottier ante la gran cantidad de personas varadas en los aeropuertos.

Complicaciones en varios puntos

El frío causó demoras, cancelaciones y suspensiones en los vuelos que provienen y que van a distintos sitios del Sur de la Argentina. En Chapelco, Esquel y Ushuaia hubo inconvenientes por la nieve.

En tanto, en el aeropuerto de Bariloche hubo niebla en horas de la mañana, fenómeno que se disipó más tarde y permitió que se volviera a operar, aunque con muchísima dificultad, ya que todavía hay demora y algunos vuelos están condicionados.

Las compañías informaron a Télam que “aún persisten algunos inconvenientes por la cantidad de pasajeros que no pudieron viajar mientras no hubo operaciones”. Es que como consecuencia de la cantidad de personas que se encuentran varadas, se produjo un embudo, tanto en Bariloche como también en Aeroparque, ante la gran cantidad de demanda de vuelos tanto por el temporal como también por el inicio de las vacaciones de invierno.b