Ante la pandemia, las distintas actividades que se realizaban en forma presencial en el Centro Modelo del Gobierno de la Ciudad debieron readaptarse y ahora continúan por plataformas.

Ante el aislamiento social, preventivo y obligatorio dada la pandemia de coronavirus Covid-19, el Centro Modelo para Personas Mayores con Deterioro Cognitivo y Demencia que funciona en la intersección de la avenida Garay y Piedras, en la Ciudad de Buenos Aires, adaptó sus actividades a la modalidad online y los resultados fueron "maravillosos", según destacaron, dado que continuaron con los talleres, así como con el acompañamiento a las familias y cuidadores/as, y se derrumbaron prejuicios sobre el uso de plataformas virtuales.

La institución forma parte del programa de Centros de Día, de la Secretaría de Integración Social para las Personas Mayores porteña. "Inaugurado en setiembre de 2017 es el primer centro del Gobierno de la Ciudad en trabajar con personas mayores con deterioro cognitivo y demencia", señala la directora del establecimiento, la psicóloga Claudia Molina.

"A diferencia de los otros centros de día del Gobierno de la Ciudad que son de índole social, este es un dispositivo socio-sanitario -explica-. Se trabaja de manera particular porque acá se necesita una derivación, una evaluación neurocognitiva, un diagnóstico, como requisitos de admisión".

Antes de la medida de aislamiento para evitar la propagación del coronavirus, al centro asistían en forma presencial "un tope de 25 personas mayores de 60 años que tienen deterioro cognitivo o demencias de tipo Alzheimer, vascular, frontotemporal, Cuerpos de Lewy", destaca la especialista.

"Las personas asistían de 9 a 12 horas y algunas veces se quedaban hasta las 14.30. Todas las mañanas tenían una actividad de estimulación neurocognitiva y luego, según los días, participaban de un taller de yoga o danza armonizadora, música, patrimonio cultural", entre otros, indica Molina, quien también es profesional y voluntaria de la Asociación de Lucha contra el Mal de Alzheimer y Alteraciones Semejantes de la República Argentina (ALMA).

Videojuegos y tablets

También señala que el Centro Modelo cuenta con una consola de videojuegos "wii y tablets, dispositivos con los que se realizaban actividades tecnológicas adaptadas a ellos".

Además, desde la institución se organizaban paseos. Molina cuenta que iban "a bares notables, al Planetario, al Jardín Japonés, entre otros lugares, donde se trabajaba la estimulación cognitiva. Eran salidas ajustadas a lo que necesitábamos (abordar). Se desarrollaban actividades previas, las que luego retomábamos en el espacio, así como después del paseo".

Sin embargo, ante la pandemia, el Centro Modelo debió readaptar sus actividades.

Molina recuerda que "durante todo el verano" se trabajó con las personas mayores asistentes al establecimiento sobre "la importancia del lavado de manos, la higiene, el ponerse alcohol. Ellos sabían que al finalizar cada actividad había que ir a lavarse las manos".

Y en marzo, "ellos comenzaron la cuarentena una semana antes porque el 16 de marzo dejaron de venir. Esa semana, cada familia pasó a buscar material de estimulación y una cartuchera para llevarse a la casa", agrega.

Dado que la medida se iba extendiendo, "empezamos a probar distintos dispositivos virtuales, a rearmarnos, articular con las familias y, en abril, arrancamos las actividades por Zoom, con talleres virtuales los lunes, miércoles y viernes a la mañana".

El desafío

"Articulamos con cada familia para ver cómo la persona (que antes asistía al centro) podía estar conectada a la plataforma. Al principio fue difícil porque la mayoría de los cuidadores/as principales son cónyuges, personas mayores, y había como un poco de resistencia, por un lado, por la dificultad del cuidador para poder usar el dispositivo; por otro, porque decían que el participante no iba a escuchar, no iba a prestar atención. Fueron muchas las tardes de acompañar a los familiares, mediante videollamadas, para enseñar a usar la plataforma", comenta.

Sin embargo, con orgullo destaca que "con el tiempo" el mecanismo "funcionó, eran todos prejuicios y miedos", y los resultados "son maravillosos".

"El familiar o el cuidador/a lo conecta a la plataforma pero no se queda al lado durante la actividad, excepto si la persona necesita asistencia de manera permanente, sino, si bien el familiar está en la casa, lo deja con el dispositivo y trabajamos solo con la persona que asistía al centro. Porque también la idea es descomprimir por esas horas a la familia", explica Molina.

"Los talleres virtuales se realizan los lunes, miércoles y viernes de 10.30 a 12.30 horas. Siempre tienen una actividad de estimulación cognitiva primero y, luego, otra con movimiento, ya sea yoga, danzaterapia, danza armonizadora, entre otras. Son dos horas de trabajo constante", indica.

Además, una vez al mes se juntan a las 17 por la plataforma Zoom para compartir una merienda o festejo. Por ejemplo, en julio se celebró el Día del Amigo/a.

En ese encuentro mensual, en forma virtual, "conversamos sobre cómo se sienten, cómo están", entre otros temas, señala.

También destaca que desde el centro "se sigue acompañando a las familias mediante videollamadas, grupos de Whatsapp, y una vez al mes hay una reunión online del grupo de apoyo, la que a veces es solo para cónyuges, otras veces para el resto de la familia".

"Estamos muy presentes y eso nos permite seguir funcionando. Al principio había prejuicios y miedos por parte de los familiares. Pero resultó una experiencia maravillosa. Además, con las personas que tienen dificultad auditiva, nos comunicamos bien, y quienes a veces en lo presencial tenían más dificultad para ajustarse a las consignas, están absolutamente atentos, conectados", remarca con orgullo.

Por otra parte, la profesional destaca "el trabajo de resiliencia" de las personas con deterioro cognitivo o demencia "a partir de lo que vivencian en los talleres virtuales, como pudieron reorganizarse frente a la adversidad como lo es una pandemia, adaptarse". Y señala que, en parte, "tiene que ver con el optimismo, las facultades, los recursos de afrontamiento que tiene cada uno/a, la plasticidad, todo eso está jugando a favor, así como mantienen las redes (ahora en forma virtual), la grupalidad".

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados