En la Universidad Nacional de Tres de Febrero se puso en marcha el programa Ancestras: Saberes, Género y Edad, para reflexionar sobre el envejecimiento femenino, empoderar a las adultas mayores y reconocer sus saberes.

Todas tenemos saberes para transmitir, conocimientos que hemos aprendido, que nos han legado nuestras ancestras, quienes nos precedieron. Las mujeres tenemos recursos para salir adelante de una gran cantidad de situaciones de la vida cotidiana, de las crisis, y hay que darle voz a las adultas mayores”, sostiene la directora de la Carrera de Especialización en Intervención y Gestión Gerontológica de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), Mónica Navarro.

“Descubrimos que la palabra ancestra no existe en el diccionario pero tiene sentido para cientos de mujeres y nos interpela acerca del impacto de género en el envejecimiento y la necesidad de derribar prejuicios”, agrega.

En este marco, desde Gestión Gerontológica junto a la Secretaría de Extensión Universitaria y Bienestar Estudiantil de la UNTREF se puso en marcha el programa “Ancestras: Saberes, Género y Edad”.

Navarro señala que “las mujeres mayores: las que hacen música, arte, las que tejen, las que cocinan, las que buscan precios para alimentar a sus familias, las que cuidan nietos, todas tienen una enorme cantidad de saberes que no son reconocidos como valores de transmisión”.

La primera actividad del programa fue una jornada llevada a cabo en el marco del Día Internacional de las Mujeres, dirigido a adultas mayores pero de la que participaron mujeres de todas las edades para reflexionar sobre el envejecimiento femenino y compartir experiencias.

En tanto, el 28 de mayo comenzará el curso “Ancestras: Género y Edad para Mujeres Mayores”, que constará de ocho encuentros, uno por mes, orientado a “empoderar a las adultas mayores, para aprender, compartir y vivenciar la problematización del género en todo el curso vital”, señala Navarro. La actividad es no arancelada. Está dirigida a mujeres mayores, pero abierto a todas las edades. Informes e inscripción en ancestrasgye@untref.edu.ar o en la sede Caseros I de la Universidad, Valentín Gómez 4828, Caseros.

“Las adultas mayores tienen una historia en las luchas de género y más allá de los saberes ancestrales, de lo cultural y la vida cotidiana, también están estas experiencias. Suelen ser reconocidas por su rol de abuelas, pero a ninguna se le reconoce haber sido protagonista de movimientos políticos, culturales, en defensa de los derechos de las mujeres”, entre otros.

“El eje es sentirse parte de una movida cultural, académica y participativa que apunta a elaborar la vejez femenina desde un enfoque de género”, afirma Navarro.

Acerca de la primera actividad, la profesional destaca que “se organizó una jornada (por el Día Internacional de las Mujeres) para que participen las adultas mayores, porque no suelen ser convocadas”. Remarca que entre los objetivos se encontraron “pensar el envejecimiento femenino, debatir y que también sea un punto de transmisión” de vivencias.

“Todas tenemos saberes para transmitir, conocimientos que hemos aprendido, que nos han legado nuestras ancestras, quienes nos precedieron. Las mujeres tenemos recursos para salir adelante de una gran cantidad de situaciones de la vida cotidiana, de las crisis, y hay que darle voz a las mayores”, manifiesta.

Asimismo afirma que “fue una experiencia maravillosa”, con gran convocatoria. Si bien la jornada estaba dirigida a mujeres mayores fue intergeneracional: “Vinieron adultas mayores con sus hijas, nietas”, indica.

Navarro remarca que “la palabra ancestra no existe en el diccionario pero tiene sentido para cientos de mujeres y nos venía a interpelar acerca del impacto de género en el envejecimiento y la necesidad de derribar prejuicios”.

Frente a este panorama asegura: “Hay mucha necesidad de compartir estos conocimientos y buscar estrategias para que las mujeres mayores sientan cuál es su rol y cómo pueden llegar a la vejez sosteniendo la multiplicidad de identidades que llevan a lo largo de la vida. Que sepan que en la vejez no es necesario despojarse, sino todo lo contrario, les permite encontrarse con todas esas facetas y ponerlas en valor. No se tiene que dejar de ser mujer, ser una artista, una participante de la comunidad, etc, sino que se puede jugar con todos esos roles”.

En este sentido, Navarro sostiene que “con Ancestras hay una nueva alternativa de trabajar aspectos que no eran valorados en las mujeres mayores a fin de reconocerles el legado y poder acompañarlas en este proceso de despertar a una etapa en la vida en la cual sentir que una tiene un capital que puede transmitir es muy valioso”.

El programa tiene cinco componentes: 1, realizar una jornada anual; 2, cursos de formación; 3, encuentros en diferentes regiones del país; 4, un proyecto de investigación; 5, producción de materiales de difusión.

“La idea es que esta experiencia se replique porque se abrió un capítulo para hacer todas las intervenciones posibles”, agrega.

“Lo importante es replicarla en los barrios, en el país y Latinoamérica, para que desarrollar estas acciones positivas. Es una iniciativa contra la discriminación de género y edad”, señala y destaca que para junio se organiza una jornada en Tierra del Fuego.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados