Boris Johnson tuvo que dar explicaciones en Reino Unido por una fiesta clandestina realizada en pleno confinamiento.

Boris Johnson se vio obligado a dar explicaciones los ciudadanos de Reino Unido por la filtración de un vídeo en el que su gabinete bromea sobre una supuesta fiesta de Navidad realizada en Downing Street el año pasado, en pleno auge de restricciones por el coronavirus.

Además, presentó su renuncia Allegra Stratton, una de las funcionarias que fue partícipe de la grabación.

El primer ministro de Gran Bretaña se disculpó por las bromas y risas de su ex secretaria de prensa y otros colaboradores, y ordenó una investigación respecto de aquel encuentro, en el que aseguró que no se infringió ninguna regla.

Embed

Johnson dijo que se tomarían “medidas disciplinarias” contra cualquier miembro del personal que hubiera avanzado sobre el protocolo sanitario, según constató el medio Mail Online.

Además, el primer ministro pidió a los ciudadanos que se concentraran en la amenaza de la variante ómicron y desestimaran lo sucedido, pero el líder opositor Keir Starmer, referente del Partido Laborista, lo retrucó. Según él, Johnson no tiene “autoridad moral” para imponer más restricciones.

La polémica sobre esa supuesta fiesta celebrada el 18 de diciembre de 2020, en la cual, según la prensa, participaron hasta 50 miembros de la oficina de Johnson, con comida, bebida y juegos, sacude por estos días al Ejecutivo.

Esto llevó este miércoles a la renuncia de Stratton, exsecretaria de prensa y protagonista del video, en el cual bromea sobre una fiesta ilegal realizada en vísperas de la Navidad, en la oficina del primer ministro, en tiempos en que las reglas prohibían toda reunión a puertas cerradas, incluso entre dos personas que no convivieran.

Johnson enfrentó preguntas en medio de acusaciones de que el personal de Downing Street celebró una fiesta clandestina.
Boris Johnson enfrentó preguntas en Reino Unido en medio de acusaciones de que el personal de Downing Street celebró una fiesta clandestina.

Boris Johnson enfrentó preguntas en Reino Unido en medio de acusaciones de que el personal de Downing Street celebró una fiesta clandestina.

La funcionaria saliente leyó su carta de renuncia en las afueras de su casa y dijo que lamentará “esos comentarios por el resto de los días” y que ofrece sus “más profundas disculpas” a las familias británicas.

“El pueblo británico ha hecho inmensos sacrificios en la batalla en curso contra el Covid-19″, dijo, arrepentida y entre lágrimas, ante los periodistas. “Ahora temo que mis comentarios en el video filtrado se hayan convertido en una distracción para esa pelea”, agregó.

Con 66 millones de habitantes, el Reino Unido es uno de los países que más ha castigado la pandemia en Europa. Registra más de 145.500 muertos y su gobierno fue muy duramente criticado por las políticas erráticas aplicadas al principio de la crisis.

Fuente: AP.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados