Así lo manifestó el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, quien analiza la posibilidad de volver al sistema de 39 horas
El primer ministro de Francia, el socialista Jean-Marc Ayrault, generó hoy una ola de indignación política entre los miembros de su propio partido y las centrales de trabajadores al declarar que analiza una posible eliminación de la semana de 35 horas de trabajo.

Ayrault le había señalado al periódico Le Parisien que no descartaba analizar la vuelta a la semana de 39 horas. “¿Por qué no? No hay temas tabú”, afirmó en la oportunidad.

Sin embargo, en una entrevista concedida esta mañana suavizó sus palabras y destacó que no se está debatiendo ese tema y que la semana de 35 horas no es la causa de los problemas económicos del país, informó la agencia de noticias DPA.

El ministro de Trabajo, Michel Sapin, se manifestó en contra de elevar las horas de trabajo semanales, mientras que el líder de la central sindical CFDT, Francois Chérèque, anunció protestas en el caso de que se cambie la ley.

La norma fue introducida en el año 2000 por el entonces gobierno socialista y entre otras cosas establece que el tiempo que se trabaje a la semana por encima de las 35 horas sean considerado -y pagado- como horas extra.

La ley buscaba generar más empleo, pero en opinión de los empresarios daña la competitividad de la economía francesa.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados