En medio de críticas de ONG por la decisión, Madrid justificó la medida que devuelve a los subsaharianos a Marruecos y aseguró que "a todos se les ofreció la posibilidad de pedir el asilo y no lo hicieron".

España devolvió este jueves a 116 migrantes a Marruecos que llegaron de forma clandestina a territorio español el miércoles en el enclave de Ceuta, una expulsión colectiva criticada por organizaciones no gubernamentales pero acorde a declaraciones del jefe de Frontex.

“Los 116 inmigrantes subsaharianos que entraron en España de forma ilegal a través de la frontera de Ceuta han sido readmitidos por Marruecos”, anunció la delegación del gobierno en Ceuta. Esta expulsión se produce a través de “la reactivación” de un acuerdo bilateral entre el gobierno español y el marroquí firmado en 1992.

Una portavoz del ministerio de Interior español defendió “la legalidad” de esta “expulsión” y aseguró que “en este caso, se han cumplido todos los requisitos de la ley de extranjería española”.

LEA MÁS:

“Una vez que Marruecos mostró su disposición de aceptar a estas personas (...), el proceso fue que la policía nacional fue a buscarlos al Centro de internamiento de extranjeros (CETI), se les trasladó a una comisaría, (...) se les registró con su nombre, su nacionalidad, su huella digital, todos tuvieron un abogado, un intérprete, atención sanitaria”, explicaron desde Interior.

“A todos se les ofreció la posibilidad de pedir el asilo y no lo hicieron”, afirmó la portavoz, quien recordó que “los dos menores que había en este grupo se quedaron en España”.

En Twitter, la ONG Caminando Fronteras calificó la operación de “tremenda violación de derechos humanos. Una de las militantes más conocidas de esta organización, la periodista Helena Maleno, condenó “una expulsión colectiva” y denunció a través de un tuit que: “La ONU las prohíbe, el Gobierno español las aplica”. Cuando formaban parte de la oposición, los socialistas españoles se oponían a este tipo de operaciones, calificadas de “devoluciones en caliente” de migrantes.

No obstante, el director de la agencia europea de fronteras Frontex, Fabrice Leggeri, aseguró que los estados europeos deben intensificar las expulsiones de inmigrantes en situación irregular, una medida sin la cual “no se resolverá el problema de los migrantes”. “Los estados miembros deben adoptar más medidas efectivas de alejamiento”, declaró Leggeri durante una entrevista con un grupo de diarios de provincia franceses.

En su ingreso a España, los 116 migrantes lanzaron “a los agentes recipientes de plástico llenos de excrementos, sangre, cal viva y ácidos”, según informó la policía. Siete agentes de la Guardia Civil resultaron heridos durante este incidente.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados