Gabriel Cruz fue despedido por una multitud en Almería mientras la policía repasa antecedentes de la pareja del padre del niño, ya que en 1996 perdió a una hija cuando tenía 7 años al caer desde un balcón

La sociedad española se encuentra conmocionada por la muerte de un niño a manos, presuntamente, de Ana Julia Quezada, pareja del padre del pequeño, de quien ayer se supo que murió estrangulado.

El niño, Gabriel Cruz, de 8 años, fue despedido ayer en Almería (sur del país) por multitud de personas que formaron largas colas en su capilla ardiente, mientras que el rey Felipe VI guardó un minuto de silencio por su muerte. Quezada, de 43 años, de nacionalidad dominicana, fue detenida este domingo con el cuerpo del niño en el maletero de su vehículo, desaparecido hace 12 días.

La pareja del padre del niño, con quien mantenía una relación sentimental desde hace un año, era desde el principio la principal sospechosa de su muerte y estaba vigilada por la policía. La autopsia reveló que el niño fue estrangulado el mismo día de su desaparición y los investigadores sospechan que Quezada no contó con ayuda de otras personas en el crimen.

Por el momento se desconoce el móvil que la llevó a acabar con la vida del niño, que desapareció cuando recorría los 100 metros que separan la casa de su abuela de la de sus primos el 27 de febrero. Quezada abandonó la casa de la familia minutos después de que el niño fuera a jugar al domicilio de sus primos, por lo que habría tenido tiempo para llevárselo antes de que llegara a su destino.

Tras seguir los pasos de Quezada, los investigadores vieron el domingo a la mujer sacar de un pozo lo que parecía ser el cadáver del niño e introducirlo en su vehículo, tras lo que fue detenida. La policía revisa ahora la investigación de la muerte en 1996 de una hija de Quezada cuando tenía 7 años al caer por el balcón en Burgos (centro del país), que entonces se cerró sin detenidos y se consideró la caída como accidental. La madre del niño, Patricia Ramírez, hizo ayer un llamado desde la radio para “que nadie hable de esta mujer más y que nadie retuitee cosas de rabia, que tenga que pagar por la justicia. Lo mejor que queda es la fe y las buenas acciones”, afirmó.

Ayer se realizó un allanamiento en el departamento de Quezada, junto con la acusada de homicidio, y luego del procedimiento decenas de personas se abalanzaron sobre la mujer con gritos, insultos e intentos de agresión física.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados