Ayer salieron a las calles en protesta por el encarcelamiento de sus líderes, generando numerosos cortes de carreteras y ferrocarriles en una jornada de huelga general, aunque con menos acatamiento que el esperado.

Con pancartas y al grito de “libertad”, los independentistas catalanes cortaron ayer autopistas, carreteras, calles y vías de ferrocarril en protesta por el encarcelamiento de sus líderes, en una jornada de huelga general con menos seguimiento del esperado.

Cientos de camiones y coches quedaron atrapados cerca de la frontera francesa, que fue cerrada por los manifestantes en un par de pasos menores; hubo decenas de cortes en carreteras y los trenes se vieron seriamente afectados por la ocupación de las vías en las estaciones de Barcelona y de Girona. Además, los manifestantes forzaron durante unas horas el cierre de la principal atracción turística de la ciudad, la basílica de la Sagrada Familia, en cuyas puertas colgaron una enorme pancarta con el mensaje “La represión no es una solución” en inglés.

En total, 150.000 pasajeros de trenes resultaron afectados, 10.000 de ellos de trenes de alta velocidad, informó la compañía ferroviaria Renfe.

En cambio, y a diferencia del paro general del 3 de octubre, convocado en protesta por las cargas policiales del referéndum de independencia dos días antes, la mayoría de mercados, tiendas y restaurantes de Barcelona abrieron sus puertas y las fábricas de la región funcionaban con normalidad.

“El seguimiento de la huelga ha sido mínimo y residual en la práctica totalidad de los sectores, salvo en el de la enseñanza”, aseguró desde Barcelona Juan Antonio Puigserver, secretario del ministerio del Interior. Convocada por las asociaciones y un sindicato independentistas, la huelga buscaba paralizar esta región con una quinta parte de la riqueza española en protesta por el encarcelamiento de varios dirigentes y la intervención de la autonomía catalana desde Madrid.

Los huelguistas concentraron su acción en perturbar el transporte, cortando las autovías que unen la región con Francia y Madrid y los principales accesos a Barcelona, informó el servicio de tráfico regional.

“Estamos muy indignados, muy enfadados en contra de lo que está haciendo el gobierno español”, decía irritada Elisabet Nistal, una ortodontista de 33 años, en una manifestación en Barcelona.

Otras personas, en cambio, se mostraron enojadas con los manifestantes y hubo momentos de tensión con los piquetes.

“Es una vergüenza. Están haciéndole daño a la gente que viene y se va de trabajar (...) Nos llaman fascistas, y nos hacen daño con estas cosas”, dijo a la AFP Pepi, una mujer de 50 años que discutía en la estación de Sants de Barcelona.

Un portavoz de la Cruz Roja informó a la AFP que habían repartido “bocadillos, zumos, aguas y galletas” a los cientos de conductores atrapados en colas de seis kilómetros cerca de Francia en la autopista que discurre desde el país vecino hasta Andalucía.

La huelga, convocada por la intersindical independentista CSC, no contaba con el apoyo de los principales sindicatos del país.

Las mayores incidencias se notaron en el sector educativo público, cuyo principal sindicato respaldó la protesta. Así, en una plaza del barrio barcelonés de Gracia, la jubilada Conchita Cosialls entretenía a su nieta de 7 años Adriana, que no había ido a la escuela por la huelga.

“El ambiente es muy tranquilo”, explicó a la AFP Cosialls, que dijo que sus nietos en escuelas privadas sí habían tenido clase.

Aparecen en esta nota: