Héctor Béjar, que dejó su cargo de canciller en Perú, aseguró en un comunicado que fue forzado a renunciar y que su dimisión no fue voluntaria.

El sociólogo Héctor Béjar, quien dejó el cargo de ministro de Relaciones Exteriores de Perú a menos de tres semana de la asunción del presidente Pedro Castillo, en medio de un escándalo y presiones de la oposición, aclaró que no renunció voluntariamente y aseguró que lo hizo por pedido del presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido.

"Yo esperaba hablar en la interpelación (un interrogatorio en el Congreso) y tengo entendido que ellos (algunos legisladores a los que no identificó) pidieron mi renuncia antes para evitar que yo hable. Ha sido una forma de censurarme", dijo Béjar al romper su silencio con medios de prensa de Cuba.

El saliente canciller, un académico de 85 años que fue guerrillero en los ‘60, quedó en el centro de la tormenta después de que un programa de televisión mostrara el domingo un video en el que se le escucha decir, durante una reunión el año pasado, que fue la Marina la que inició la práctica del terrorismo en Perú y que oficiales de esa institución fueron capacitados por la CIA estadounidense.

El hecho desató una lluvia de críticas contar Béjar, de la que no solo participaron la oposición política y la gran mayoría de medios, sino la propia Marina, que, en un hecho sin precedentes cercanos, expidió un comunicado en el que deploró "afirmaciones de esa naturaleza que pretenden distorsionar la historia de la pacificación nacional".

Pero Béjar también perdió el respaldo de Bellido, quien marcó distancias y se sumó a la interpretación de que solo al grupo Sendero Luminoso se le puede culpar como iniciador del terrorismo en Perú.

610700f17deab_1004x565.jpg
Perú: el entonces canciller Béjar con Pedro Castillo.

Perú: el entonces canciller Béjar con Pedro Castillo.

El ministro de Defensa, Walter Ayala, expresó además solidaridad con la Marina y aseguró que la oficialidad le solicitó autorización para expedir el comunicado.

Los politólogos José Alejandro Godoy y Roger Santa Cruz coincidieron en que la situación del jefe de la diplomacia peruana había caído en la insostenibilidad y era imposible que lograra seguir en el cargo que ocupó por 19 días. De hecho, los cálculos de la gran mayoría de expertos apuntan a que de no haber renunciado el Congreso lo habría censurado (destituido).

En medio de las múltiples protestas de la oposición por varios de los nombramientos de ministros hechos por el presidente Pedro Castillo, el de Béjar fue uno de los más cuestionados, por sus posiciones tildadas por sus contradictores de marxistas radicales, su permanente defensa de los gobiernos de Cuba y Venezuela y su pasado como jefe de un grupo guerrillero comunista, el Ejército de Liberación Nacional, hecho por el que estuvo preso cuatro años hasta que recibió una amnistía en 1969.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados