El 12 de agosto de 2000 se hundió el submarino nuclear Kursk y le costó la vida a sus 188 tripulantes. Aún no están claras las causas de desastre.

Hace exactamente 20 años, el 12 de agosto de 2000, se producía el naufragio del submarino nuclear K-141 Kursk, que acaparó la atención de la prensa internacional en aquellos días.

El submarino Kursk, uno de los sumergibles más modernos de la Marina de Guerra rusa en aquel entonces, fue puesto en servicio el 30 de diciembre de 1994 y su principal misión era luchar contra buques enemigos de gran tamaño, especialmente portaviones.

El submarino Kursk, bautizado así en honor de la famosa batalla en la que el Ejército Rojo derrotó a la Alemania Nazi durante la II Guerra Mundial, fue uno de los primeros símbolos postsoviéticos.

El hundimiento del submarino nuclear ruso Kursk en el mar de Barents, que costó la vida a 118 tripulantes, es la más conocida pero no la única tragedia de sumergibles registrada después de la Segunda Guerra Mundial.

La nave, con dos reactores pero sin armas nucleares, tenía 155 metros de largo, era de la clase Oscar II, los mayores submarinos de ataque o cazadores de la historia naval, y fue izado mediante 26 potentes grúas en una operación que se extendió desde octubre de 2001 a junio de 2002.

Nunca fueron definitivamente aclaradas las causas del desastre, sobre el que se tejieron hipótesis que van desde la colisión con un submarino de otra bandera hasta un desperfecto en un torpedo.

El 2018 el film belga “Kursk”, dirigido por Thomas Vinterberg, narró esta tragedia de la armada rusa.

También da cuenta de la negligencia gubernamental que le siguió. Mientras los marineros luchan por sobrevivir, sus familias luchan desesperadamente contra los obstáculos políticos y las ínfimas probabilidades de salvarles.

Este martes en Rusia se realizaron homenajes a las víctimas de la tragedia.

Homenaje a las víctimas de "Kursk".

EL ARA SAN JUAN Y OTROS CASOS

El ARA San Juan desapareció el 15 de noviembre de 2017 en el mar Argentino con 44 personas a bordo (43 hombres y 1 mujer).

La Armada Argentina perdió contacto con el submarino cuando se trasladaba desde Ushuaia hacia Mar del Plata, a la altura del golfo San Jorge, posiblemente a causa de su hundimiento como consecuencia de una implosión.

Finalmente, en la madrugada del 17 de noviembre de 2018, la Armada Argentina confirmó que había hallado los restos de la nave.

También en la era postsoviética, el 30 de agosto de 2003 se hundió el submarino K-159, con 10 miembros de la tripulación -de los cuales uno pudo salvarse-, otra vez en las gélidas aguas del mar de Barents, en el océano Ártico.

En este caso, el accidente fue atribuido a un desperfecto en el sistema de flotación causado por una tormenta.

En cuando a la Marina estadounidese, el accidente que se cobró más vidas fue el hundimiento del submarino USS Thresher, que en 1963 causó la muerte de sus 129 tripulantes. Se hundió en el océano Atlántico a 2.560 metros de profundidad por fallas nunca aclaradas por completo.

En abril de 1970, el submarino soviético K8 se hundió con 52 tripulantes en el Golfo de Vizcaya, en el Atlántico norte, como consecuencia de incendios.

A su vez, el submarino nuclear USS Scorpion de Estados Unidos se hundió en 1968 con 99 tripulantes a unas 700 millas de las islas Azores en el Atlántico, a más de 3.400 metros de profundidad, sin que se hayan divulgado las causas de la tragedia.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados