"Tendremos una relación fantástica, no tengo dudas", señaló el presidente de Estados Unidos. A su turno, el líder norcoreano expresó: "Los viejos prejuicios y prácticas fueron obstáculos, pero los superamos todos".

El presidente de Estados Unidos Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un se dieron este lunes un histórico apretón de manos, el primero entre dos mandatarios de esas nacionalidades, en una imagen simbólica que hasta hace poco era inimaginable, tras décadas de tensiones provocadas por las ambiciones nucleares del régimen de Pyongyang.

Asimismo, los mandatarios acordaron este martes "pasar la página" durante una cumbre histórica que alumbró un documento conjunto en el que el líder norcoreano se compromete a llevar a cabo una "desnuclearización completa de la península coreana".

Después de décadas de tensión por las ambiciones atómicas de Corea del Norte, el presidente estadounidense aseguró que el "proceso" podrá comenzar "muy pronto".

Sin embargo, la fórmula de la declaración conjunta es bastante vaga en cuanto a calendario. El documento no precisa que la desnuclearización vaya a ser "verificable e irreversible" como reclamaba Estados Unidos antes de la cumbre de Singapur, lo que podría interpretarse como un paso atrás de Trump.

LEA MÁS:

"Kim Jong Un reiteró su compromiso firme e inquebrantable en favor de una desnuclearización completa de la península coreana", escribió en este texto, que los dos están dispuestos a aplicar "en su totalidad" y "muy pronto".

Esta reunión, la primera entre un presidente estadounidense en activo y un líder norcoreano, estuvo marcada por apretones de manos, algo inimaginable hace tan sólo unos meses, cuando se amenazaban e insultaban a través de los medios de comunicación de ambos países.

Kim Jong Un estimó haber "pasado la página" salvando "numerosos obstáculos" para llegar a un encuentro que es "un buen preludio para la paz". Donald Trump aseguró haber creado "un vínculo especial" con el número uno norcoreano, que dirige el país con mano de hierro como su padre y su abuelo.

Sonriente, Trump estimó que esta reunión "realmente fantástica" transcurrió "mejor de lo que nadie había esperado" y permitió hacer "muchos progresos"; y no escatimó en muestras de afecto, al tiempo que se declaró dispuesto a invitar a Kim a la Casa Blanca.

"Es una enorme victoria para Kim Jong Un, que hizo una gran jugada con su cara a cara con el presidente", afirma Michael Kovrig, del International Crisis Group (ICG) en Washington. Su padre y su abuelo "soñaron con ello". "Para Estados Unidos y para la comunidad internacional es un punto de partida positivo estima- para negociaciones que se anuncian largas y difíciles".

China, principal aliado de Corea del Norte, aplaudió el comienzo de una "nueva historia" e hizo un nuevo llamamiento a la "desnuclearización total" de su vecino y aliado.

Trump y Kim se reunieron durante casi cinco horas: primero a solas durante unos 40 minutos y luego en una reunión de trabajo, seguida de un almuerzo con un menú de platos occidentales y asiáticos (cóctel de gambas, cerdo crujiente con salsa agridulce y tarta).

Kim Jong Un estuvo acompañado por su brazo derecho Kim Yong Chol, quien viajó recientemente a la Casa Blanca, y por otros dirigentes del partido en el poder, como su hermana Kim Yo Jong.

El presidente de Estados Unidos, quien llegó al poder sin la más mínima experiencia diplomática, asumió grandes riesgos hace tres meses apostando por la cumbre con Kim Jong Un.

Trump, que lleva poco más de 500 días en la Casa Blanca, afrontó uno de los momentos más importantes de su presidencia en el escenario internacional, donde ha disgustado a numerosos mandatarios, incluidos algunos de los aliados de Estados Unidos. A pesar del espectacular acercamiento diplomático de los últimos meses persisten las incógnitas. . - Distensión Pocas horas antes de reunirse con Trump, Kim Jong Un, que hasta este año no había realizado ninguna visita oficial al extranjero, apareció muy desenvuelto ante las cámaras durante su encuentro con el primer ministro de Singapur.

El lunes por la noche, el líder norcoreano, que dirige uno de los países más herméticos del mundo, disfrutó de una salida por Singapur, cuyos lugares turísticos más emblemáticos visitó, visiblemente encantado. El arsenal nuclear norcoreano provocó una serie de sanciones de la ONU a lo largo de los últimos años.

Para convencer a Corea del Norte de que renuncie a él, el presidente estadounidense se comprometió en el documento a dar "garantías de seguridad".

El secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo afirmó el lunes por la noche que se trata de "garantías de seguridad únicas, diferentes" de las propuestas hasta ahora.

"Desde el primer minuto"

Analistas e historiadores creen que existe una posibilidad pero recuerdan que el régimen de Pyongyang tiene un historial de promesas incumplidas. En 1994 y en 2005 se cerraron acuerdos que nunca se aplicaron.

"Trump cantará probablemente victoria sea cual sea el resultado de la cumbre, pero la desnuclearización de la península coreana es un proceso que llevará años", considera Kelsey Davenport, de la Arms Control Association estadounidense.

La "verdadera prueba" será "la adopción o no por Corea del Norte de medidas concretas para reducir la amenaza que representan sus armas nucleares". "La puesta en escena de esta cumbre, desde los apretones de manos y las banderas hasta el decorado, se parece completamente a la de un encuentro entre dos Estados soberanos con relaciones diplomáticas normales", tuiteó el analista Ankit Panda.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados