Todos los días, la entidad ubicada en el barrio San Pedro brinda alimento a más de 50 familias de Isidro Casanova. "La cantidad de gente que viene al comedor ha crecido durante este año", señalan los organizadores.

Son épocas difíciles, en las que la crisis golpea a todos. Pero los que menos tienen, los desposeídos, son quienes más su­fren. El marco no es el mejor, lejos está de serlo por cierto, pero entre las piedras siempre suele crecer vi­da.

Así es que en La Matanza, el Co­medor Los Lobitos, de Casanova, es uno de los tantos bastiones en los que se presenta batalla al hambre. Un grupo de vecinos se unió alguna vez para atender necesidades insa­tisfechas y hoy continúan firmes, le­vantando la voz avisando que, pese a la ayuda que reciben, siguen nece­sitando todavía más. Es que ‘”la cantidad de gente que viene al co­medor ha crecido durante este año”, asegura Mauro Gutiérrez, uno de los jóvenes que da una mano en El Lazo 1.341, del barrio San Pedro.

“Teníamos unas 16 familias el año pasado, hoy ya son 22, con cin­co a siete chicos cada una”, explica Isabel, una de las cocineras del co­medor. “Son más de 50 personas por día las que comen”, agrega. En Los Lobitos el plato de comida se sirve al mediodía de lunes a viernes, mientras que el sábado se da la copa de leche por la tarde. “Hoy nos da­mos cuenta de que la cantidad de gente ha aumentado”, asegura Mau­ro, mientras que Carolina, otra de las mujeres que se calzan el delantal y dan una mano desde la cocina, apunta: “Hacemos 7,5 kilos de fide­os con tuco y no alcanza porque nos cae gente de todos lados y a nadie se le dice que no”.

Isabel toma la posta y enumera las necesidades del comedor. “Ali­mentos es lo que más se necesita y sobre todo arroz y fideos”, afirma. Y continúa: “Los fideos que nos manda el municipio son tipo tallari­nes y como damos de comer todos los días queremos dar variedad y por eso necesitaríamos de otro tipo de fideos”. En tanto, Carolina agrega: “También hace falta carne, ya que la estiramos como chicle para po­nerle a la comida todos los días” y apunta: “A veces hacemos milane­sas pero tenemos que hacerlas chi­cas porque no alcanza para todos”. Y a esto Mauro le suma “la necesi­dad de mejorar el baño”.

Claro que ahora se viene el vera­no, pero la actividad seguirá, con el almuerzo y actividades de ocio y apoyo escolar, mientras que quizás en febrero podrían tener acceso a la colonia de vacaciones municipal.

Día a día

El día en Los Lobitos arranca a las 8 de la mañana y se termina no antes de las 18 o 19. Allí se debaten día a día en la cocina, Isabel, Carolina, María, La Abuela (la madre de Carolina), Micae­la, Mariana (hija de Isabel), Eva. “Aho­ra pasa que los chicos más grandes empiezan a dar una mano. Preguntan qué tienen que hacer y ayudan. Esto le hemos enseñado, porque en Los Lobitos tratamos de darles algo más que la comida”, expresa Isabel.

Y Mauro define: “Recibimos a todos, se haya anotado o no en Acción Social, porque no podemos dejar a nadie afuera y mucho es gracias a la ayuda del municipio y de mucha gente, co­mo Darío y Nadia”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados