La prosperidad personal y de la comunidad, la igualdad y la justicia social en nuestro país dependerán de la manera en la que podemos promover nuestros talentos y trabajar en equipo

Los Estados y las instituciones en general tienen un rol primordial en la creación de un contexto en el que cada uno de sus ciudadanos tenga la oportunidad de florecer, es decir, dar lo mejor de sí. La prosperidad personal y de la comunidad, la igualdad y la justicia social en nuestro país dependerán de la manera en la que podemos promover nuestros talentos y trabajar en equipo. Alentar y colaborar unos con otros para potenciar nuestras capacidades será crucial para nuestro futuro crecimiento y bienestar. Pensémoslo unos momentos.

La ciencia ha progresado asombrosamente en las últimas décadas y permitió que los decisores políticos y económicos tengan a disposición mayores conocimientos para brindar apoyo a las personas, a las familias y a las organizaciones para contribuir a construir y mantener su bienestar y desarrollo. Es que uno y otro están íntimamente relacionados.

Y para promover el bienestar en las personas es necesario considerar sus recursos cognitivos y emocionales, es decir, su capacidad de aprendizaje flexible y eficiente, las habilidades sociales y de adaptación frente a los desafíos y tensiones del entorno. Se trata de habilidades que condicionan su calidad de vida y la manera en que cada uno es capaz de contribuir eficazmente a la sociedad. Además, el bienestar es un estado dinámico que se refuerza cuando somos capaces de cumplir con nuestros objetivos personales y sociales al mismo tiempo que logramos tener un sentido dentro de la sociedad.

Debemos considerar que, entre otras cosas, en un futuro, la esperanza de vida aumentará de manera drástica. Entonces, es preciso pensar cómo asegurar que el número creciente de personas mayores mantenga en las mejores condiciones sus recursos cognitivos y emocionales y, de esta manera, preservar su independencia y bienestar. Esto, además de conveniente en sí, también es una estrategia muy eficaz para revertir el torpe estigma de la vejez.

Por otra parte, las nuevas tecnologías y la globalización seguirán presentando grandes desafíos a nuestra economía y nuestra sociedad estará cada vez más basada en el conocimiento. Entonces, va a ser crucial la formación permanente y la promoción de contextos creativos y de innovación con el fin de que todos, cumplamos la función que cumplamos, podamos potenciar nuestras capacidades.

En este contexto, la inversión en educación de calidad es clave para el desarrollo. Esto que parece obvio, debe ser una prioridad real de nuestra sociedad argentina y transformarse en una fuerte política de Estado. Debemos estar convencidos de que aquella política que priorice el crecimiento de las personas es la que nos permitirá cumplir con uno de los objetivos que nos exige el preámbulo de la Constitución Nacional: la promoción del bienestar general.

ADEMÁS:

Las claves de la empatía

Por qué se trabaja mejor en equipo

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados