El abogado Julio Torrada, representante de la asociación que lucha contra la violencia de género, manifestó que la herramienta judicial de la medida cautelar "no sirve".

El femicidio de Ursula Bahillo dejó en evidencia, una vez más, el drama de los femicidios en Argentina y la necesidad urgente de profundizar medidas para prevenirlos y erradicarlos. Así, un informe de la organización "Vivas nos queremos" sostiene que la Justicia ya no puede continuar con la política de la perimetral porque no sirve, y peor aún, deja en mayor vulnerabilidad a quienes denuncian violencia machista. En esa línea, se sostienen que 9 de cada 10 varones violan las medidas cautelares, por lo que se exige la sistematización de tobilleras para el control.

El abogado Julio Torrada, integrante de la asociación, expresó que "hay una necesidad urgente de remover el paradigma imperante para proteger a las víctimas de las violencias machistas, porque lo que sucedió con ahora con Ursula es triste desde lo individual pero también peligroso en lo colectivo, nos hace retroceder en los avances de los últimos años, en términos de una sociedad que decide hablar del problema, alienta a realizar denuncias, pero luego ocurre que no hay acompañamiento, protección, y todo el peso recae sobre las víctimas, que andan con botones antipánico, o sus victimarios con papeles firmados por jueces que no sirven realmente para nada, salvo para que se exacerben en sus conductas violentas o directamente asesinas".

"Lo que venimos proponiendo desde hace mucho tiempo es que, conjuntamente con el dictado de medidas cautelares, cada varón violento tenga tobillera con seguimiento satelital conectado a la comisaría de la zona donde el sujeto denunciado tiene radicado su domicilio. Así, apenas se acerca a menos de los metros indicados a la víctima, se activa el alerta y se puede realizar una verdadera intervención para evitar femicidios. La vida de Ursula se podía sostener con un sistema que pone el foco en el violento", dijo Julio Torrada.

ADEMÁS:

"El 12 % de los femicidas de este año fueron de fuerzas de seguridad"

De acuerdo al trabajo del relevamiento, las medidas cautelares con la intención de evitar el contacto entre mujeres que denunciaron hechos de violencia de género y los varones apuntados como agresores, "no se cumplen en más de un 90%", en el marco de "una cifra que durante la pandemia tampoco bajó, ni siquiera con los controles callejeros, lo que se refleja con las estadísticas de femicidios, que es la peor forma de la violencia machista".

"Hay que escuchar a las víctimas, cuando están vivas. El sistema actual de medidas cautelares o como se las conoce de prohibición de acercamiento para varones violentos, en el marco de la violencia machista, es arcaico y absolutamente perimido. La justicia sólo le da un papel firmado y sellado a las víctimas. Luego carga sobre la espalda de la víctima la responsabilidad de llamar y denunciar cada vez que el agresor viola la perimetral", dijo Torrada.

"La cautelar por violencia machista es una medida estéril, incapaz de proteger a la mujer. Es altísimo el porcentaje de femicidios cometidos por personas que han violado la perimetral. La prohibición carece de un sostén. Se requiere de tobilleras, de conexión con las comisarías y que el sujeto quede desactivado cuando viola la perimetral", explicó Torrada.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados