Fuentes de la causa revelaron que en los cuatro preservativos solo había ADN de Farías, mientras que los restos genéticos del hijo del escribano se hallaron en una colilla de cigarrillo. "Esto cierra con la hipótesis de la fiscal", dijo la abogada de la familia. Los voceros de la pesquisa indicaron que las pericias realizadas en la vivienda donde violaron y mataron a Lucía, de 16 años y asesinada en octubre del año pasado, confirmaron que Farías y Offidani estuvieron en el lugar del hecho.

Según pudo saberse, los investigadores hallaron ADN de Farías en los cuatro preservativos que había en la casa, mientras que encontraron material genético de Offidani en una colilla de cigarrillos, lo que comprobaría que estuvieron en el momento en que murió la adolescente. "Todo esto cierra con la hipótesis que planteó la fiscal", insistió la abogada de la familia de Lucía, María Marta Iacoi.

El 9 de enero la Cámara de Apelaciones confirmó la prisión preventiva de los tres imputados por el crimen: Farías, acusado de abuso sexual seguido de muerte, Offidani como partícipe necesario en primer grado y Alejandro Maciel, por encubrimiento agravado.

Con los datos aportados por las pericias para la abogada de los padres de Lucía Pérez se pueden sostener estas acusaciones.


LEA MÁS:

      Embed
Horror: tenía 15 años, estaba embarazada y fue asesinada en robo

Ocurrió en Ingeniero Budge, Lomas de Zamora. La joven se encontraba junto a su madre esperando el colectivo para ir al ginecólogo, cuando fue atacada a golpes por dos delincuentes. Fue trasladada a un hospital por un vecino, pero llegó sin vida al nosocomio.



Ayer se informó que el ADN de Offidani se encontró en una colilla de cigarrillo húmeda, lo que permite inferir, junto a los testimonios recogidos, que estuvo en el momento en que murió Lucía.

Para Iacoi no modifica la situación del hijo del escribano que su ADN no fuera hallado en los preservativos que estaban en la escena del crimen, dado que la imputación en su contra es como partícipe necesario del crimen. Fuentes de la investigación confiaron que los hisopados anal y vaginal solo permitieron detectar ADN de la adolescente, lo que reforzaría la teoría de la fiscal María Isabel Sánchez acerca de que la joven fue vejada con otros elementos.

Los investigadores todavía esperan que se le realicen dos pericias: humor vítreo, que permite determinar el momento de la muerte, y la pericia histopatológica, que será clave para conocer científicamente las causas de la muerte de Lucía.

Esta última pericia, determinante en la investigación, está programada recién para julio de este año en La Plata, pero debido a lo delicado de la situación ya hubo contactos con el propio ministro de Justicia Gustavo Ferrari, para que realice las gestiones necesarias para acelerar el estudio.

      Embed