Pablo Reyes, un vigilador privado que confesó la autoría en el hecho, es el único acusado del homicidio del joven de 31 años ocurrido en octubre de 2016. El próximo 5 de setiembre comenzará el juicio en su contra.

Nicolás Gonzalo Silva cumpliría hoy 31 años. En octubre de 2016, cumpliendo una de sus habituales labores en la financiera en la que trabajaba se trasladó desde el microcentro hasta un departamento del barrio de Montserrat con una suma de 70 mil pesos para entregársela a un presunto cliente y desde allí permaneció 40 días desaparecido, hasta que su cadáver fue hallado dentro de un mueble embalado, luego de ser asesinado a puñaladas.

Por el crimen se detuvo a Pablo Reyes, un vigilador privado, que confesó la autoría en el hecho, mientras que su esposa y suegro, considerados como presuntos cómplices fueron desvinculados de la causa por una cuestionada “falta de mérito”.

El caso que fue conocido como el del “Arbolito”, en una categorización mediática que apuntó a la revictimización del joven, vinculándolo con supuestas actividades irregulares y relacionarlo con barrabravas de Defensores de Belgrano y Boca Juniors (clubes con los que simpatizaba), llega a su juicio oral y público, que se iniciará el próximo 5 de septiembre ante el Tribunal Oral Criminal Nro. 26 y prevé cuatro audiencias, a la que han sido citados testigos, efectivos policiales que participaron de la instrucción y peritos. Reyes (de 38 años) afronta los cargos de “homicidio criminis causa, en concurso ideal con robo agravado por el uso de armas”, que de prosperar la acusación podría recibir la pena de prisión perpetua.

Marcela Neira, madre de Nicolás Silva, quien no se encuentra constituida en la causa como particular damnificada, ya que la denuncia fue radicada por la esposa y madre de los hijos de la víctima, aseguró que “asistiré a cada jornada del juicio porque quiero saber la verdad de todo lo que pasó con mi hijo, hay cosas que no me cierran y que no fueron debidamente aclaradas.

Por la forma en que lo mataron, ocultaron su cuerpo y fue hallado, acá participó más de una persona y siempre sospeché de esa rápido sobreseimiento que se le dio a la esposa de Reyes, Brenda Rondón, como así también a Antonio Reyes, padre del acusado. Ojalá el fallo que salga también resuelva que ellos y otras personas tengan que ser investigadas”.

“Reyes fue el que mató a mi hijo para robarle el dinero que llevaba luego de tenderle una trampa, pero hubo gente que encubrió. Su mujer Brenda Rondón sabe más de lo que ha contado, por ejemplo, estar con un cadáver en tu casa y no percibas nada en más de un mes, hasta que decidió denunciarlo.

Apenas estuvo unas horas demorada y después la liberaron, igual que pasó con su suegro, Antonio Reyes. Acá hay más gente involucrada y el juicio tiene que servir para que todo se esclarezca”, afirmó la mujer. Cabe recordar que todo se inició el 4 de octubre de 2016, cuando Nicolás Silva salió de la financiera en la que trabajaba, en Florida al 200 del microcentro porteño, con una suma de 70 mil pesos para dirigirse a la casa de Reyes, en el 4 “A” del edificio de Venezuela 1218, donde llegó a las 11.30.

Según la reconstrucción del hecho, apenas ingresó la víctima fue atacada para quitarle el dinero, recibiendo una puñalada en el abdomen, siendo estrangulado y asfixiado. Luego su cuerpo fue “embalado” y colocado en el interior de un placard que fue “sellado” con clavos, hasta que el 13 de noviembre, la esposa del sindicado homicida encontró el cuerpo y denunció el hallazgo a la Policía, que tres días más tarde dio con el acusado.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados