A Fernando Ezequiel Leguizamón lo mataron a tiros en Villegas. El acusado era un teniente de la Policía Bonaerense, quien según los vecinos vendía drogas y los amenazaba. En un juicio por jurados, lo absolvieron.

En la noche del 18 diciembre de 2014, Fernando Ezequiel Leguizamón recibió el llamado de su pareja, quien le contó con unos conocidos del barrio, allí en el complejo Villegas de Ciudad Evita, le habían robado el nebulizador que su hijito de cuatro años estaba usando para recuperarse de una congestión.

En medio de los reclamos a los sindicados ladrones se generó un incidente en el cual participaron varias personas y finalizó cuando este joven recibió un disparo en la nuca, que terminaría con su vida. Por el caso, se detuvo y procesó a un teniente de la Policía bonaerense, también acusado por los vecinos de estar vinculado a la venta de drogas en la zona y durante los últimos dos años, hubo amenazas para los testigos.

Luego de llevar el hecho a un debate ante el Tribunal Oral Criminal Nº 5 de La Matanza, un Jurado Popular se pronunció en forma mayoritaria por absolver al imputado, Gustavo Silva, ya exonerado de la fuerza.

“Después de tanto tiempo de esperar, de luchar para que se haga justicia de una vez por todas, la conclusión que saco es que nadie mató a mi hijo, nadie le disparo, nadie quedó detenido y ni siquiera nadie seguirá siendo investigado como sospechoso”, exclamó Jorge Leguizamón, padre de Fernando (de entonces 21 años), quien expresó sus dudas sobre la “imparcialidad” de los miembros de ese Jurado, que votó 10 a 2 por liberar al ex policía Gustavo Silva.

LEA MÁS:

“Se escucharon a varios testigos, a los peritos, al forense y nosotros que llegamos a este juicio como víctimas, terminamos siendo los perjudicados. Está claro que acá hubo cosas raras, lo más parecido a un negociado y montaron todo un circo para lograr que Silva fuera absuelto”, consideró.

“Su abogado -prosiguió- es Miguel Angel Racanelli, un concejal del PRO en La Matanza, que siempre ha defendido a policías acusados en hechos de gatillo fácil y con muchos contactos con el Poder Judicial”, denunció el hombre, quien luego del homicidio de su hijo se vio “obligado” a mudarse de Ciudad Evita, ya que “esta gente es pesada y nos hizo la vida imposible”.

Apelarán

Tras el veredicto, “Tavi” Silva quien estaba alojado en la Unidad Penal 43 de González Catán quedará en libertad y la familia Leguizamón con la sensación de impunidad, aunque anticiparon que apelarán el fallo, recurriendo a Casación.

“Esto no puede quedar así, sin que haya culpables. Hubo mucha gente que participó y otra mucha gente que vio, que sabe lo que pasaba y sigue pasando en el barrio Las Casitas de Villegas. Tanto este policía, que luego fue exonerado, como su hijo Michael estuvieron involucrados e incluso, este muchacho hace dos años que esta prófugo, pero nadie lo busca. Ahora, si después con un montón de pruebas en contra, te absuelven, el mensaje es que podes matar a alguien, que no pasa nada”, afirmó el padre del joven.

“Más de veinte tiros”

Fernando Leguizamón recuerda cada detalle de aquella noche que terminó en la tragedia para su familia. “Cuando su pareja le dijo que le habían robado el nebulizador que estaba usando el nene fue a pedir que se le devolvieran y ahí se armó todo el lío”, recordó.

“Se escucharon más de veinte tiros y lo atacaron entre varios, lo querían linchar antes de ejecutarlo de un tiro en la nuca. Mi hermano, que lo había acompañado en su camioneta, se salvó de milagro, ya que terminó toda baleada, pero igual alcanzó a llevarlo hasta el Hospital Paroissien, pero ya estaba muerto”, agregó el padre de Fernando.

Desde entonces, pasaron 28 meses y en medio de una investigación plagada de irregularidades (por ejemplo, Gendarmería Nacional intervino varias horas más tarde al estar acusado un efectivo policial), la causa fue elevada a juicio, con la particularidad de un debate cuya sentencia iba a ser definida por un jurado compuesto por miembros de la comunidad.

“Se seleccionaron a 24 personas, pero se tuvieron que descartar a varios porque habían sido gente de las fuerzas de seguridad y otros que conocían al acusado. Hasta que llegamos a esta votación, donde sospechosamente 10 votan a favor de liberar al ex policía”, concluyó el padre de la víctima.

Aparecen en esta nota: