El subinspector Aníbal Acosta quiso identificar a una pareja sospechada de haber asaltado un comercio de la localidad de Virrey del Pino y fue atacado a tiros. Murió al recibir dos impactos en el pecho.

Un oficial de la Policía Bonaerense fue asesinado al enfrentarse a tiros con un delincuente -que resultó herido de gravedad- en un hecho registrado en la playa de estacionamiento de un hospital de la localidad de González Catán.

De acuerdo a lo indicado por los investigadores del caso, todo comenzó cuando dos ladrones armados asaltaron ayer un local de venta de artículos de telefonía celular, ubicado en ruta nacional 3 y la calle Comercio, de Virrey del Pino.

Los asaltantes sustrajeron la recaudación del negocio y uno de ellos efectuó un disparo que provocó un roce en el cuerpo del dueño del comercio, quien fue trasladado de urgencia al hospital Simplemente Evita, donde fue atendido por los médicos que constataron que la herida no revestía gravedad.

Tras el episodio delictivo se irradió un alerta para intentar detener a los autores del ilícito, que se movilizaban a bordo de un Renault Megane de color azul. A los pocos minutos, el jefe de calle de la comisaría de Virrey del Pino, oficial subinspector Aníbal Acosta (de 31 años), se acercó al citado hospital para interiorizarse sobre el estado de salud del comerciante baleado.

En ese momento, observó que ese auto estaba estacionado en el playón de estacionamiento de ese centro asistencial, ubicado en el kilómetro 32, ocupado por un hombre y una mujer.

Y en esas circunstancias, el oficial Acosta pretendió identificar a los sospechosos, quienes descendieron del vehículo rápidamente, sin acatar la orden y efectuando disparos. Dos de los impactos dieron en el pecho del policía, quien cayó herido de gravedad y el sujeto quiso robarle la pistola reglamentaria, pero personal de la Policía Local de La Matanza arribó al lugar y se originó un tiroteo.

VIDEO:

Asesinato de un policía en un hospital

El hombre, de 37 años, fue detenido, herido de bala en su pierna derecha, tras lo cual se determinó que tenía un pedido de captura por robo y antecedentes penales. Además, le secuestraron una pistola calibre 9 milímetros con su numeración limada.

Acosta, quien era integrante de la fuerza desde 2005, estaba casado y era padre de tres hijas, fue ingresado de urgencia a la guardia del hospital Simplemente Evita, donde murió como consecuencia de las lesiones sufridas.

El hecho es investigado por el fiscal Carlos Arribas, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción Temática Homicidios del Departamento Judicial La Matanza.

LEA MÁS:

Octavo efectivo asesinado en el año

Con este crimen durante este año ya mataron a cuatro policías bonaerenses y éste fue el octavo asesinado de una fuerza de seguridad en la zona metropolitana.

El 14 de marzo, Rodrigo Ignacio Escobar (23) fue asesinado de un balazo en la cabeza por ‘motochorros’ que intentaron robarle en la localidad de José León Suárez. Luego, el 9 de abril, el oficial de la Policía Local de Quilmes José Zurita (27) recibió cuatro tiros por la espalda cuando esperaba uniformado el colectivo en Ezpeleta y corrió para evitar que dos delincuentes le robasen el arma reglamentaria.

Por último, el 5 de junio la oficial subinspectora Abigail Alvarez (29), quien el 1º de ese mes había sido herida de un balazo en el cuello por delincuentes que le robaron el auto frente a la casa de un compañero de trabajo, en la localidad de La Cañada del partido de Quilmes, murió en el Hospital de San Francisco Solano.

Aparecen en esta nota: