El policía José Ernesto Pérez Buscarolo, de 47 años, será sometido a un Juicio por Jurados en los Tribunales de Morón por el crimen del chico de 17 años a quien persiguió y mató por haberle robado dos tazas de su auto

El 12 de mayo de 2017, en horas del mediodía, el chico Iago Axel Avalos robó dos tazas de un Renaul Logan, estacionado en una casa de Villa Tesei y tras el hurto se subió al auto de un amigo, pero la acción fue observada por el dueño de auto, un subcomisario de la Policía Federal, quien no dudó en salir en persecución de los ladrones y sin dar aviso a las autoridades, pasó a toda velocidad frente a una escuela, en momentos en que salían los alumnos, para terminar matando a balazos al adolescente.

Un episodio de violencia institucional, donde utilizando el arma reglamentaria, asesinó por la espalda a quien había sustraido esos elementos. Si bien las pericias y la secuencia del hecho no están en discusión, a partir del próximo jueves 2 de mayo, el policía José Ernesto Pérez Buscarolo (de 47 años) será sometido a un Juicio por Jurados en los Tribunales de Morón por el crimen de Iago Avalos (17), quien cursaba la secundaria y trabajaba como mecánico de motos.

Desde la Corriente contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) y otras organizaciones sociales se lanzó una covocatoria para acompañar a la familia del chico ante el inicio del debate, donde un grupo de 12 ciudadanos deber decidir si el subcomisario es culpable o no del “homicidio agravado”, al que no se duda en calificar como una práctica de gatillo fácil.

“Los persiguió a lo largo de veinta cuadras, los baleó y uno de los tiros le impactó a Iago por la espalda. Decidió hacer justicia por mano propia y no merece otra cosa que una condena a prisión perpetua”, contó Iriana Avalos, la mayor de los cinco hermanos de la víctima, quien junto a sus padres, ha encabezado durante estos casi dos años el reclamo para “que se haga justicia”.

ADEMÁS:

Mataron de un cuchillazo en el pecho a un joven de 20 años

Estaban en un Vía Crucis y mataron a un ladrón que quiso robar una casa

Pérez Buscarolo, prestaba servicios en la División Investigaciones Patrimoniales de la Policía Federal, fue excarcelado durante la instrucción de la causa y llega a este proceso en libertad, además de haber sido accedido a un Juicio por Jurados, que fuera impulsado por su defensor oficial. Los abogados de la familia Avalos, Ismael Jalil y Micaela Corzo, pretendían que el Tribunal Oral Criminal Nro. 3 de Morón llevara adelante el debate, en el que deben prestar declaración una decena de testigos.

En la instrucción del caso, quedó determinado, mediante evidencias y varios testimonios, que el subcomisario inició una persecución por las calles del barrio, al constatar que le habían robado las dos tazas de su auto, incluyendo haber pasado a toda velocidad frente a la Escuela Nro. 15 Sargento Cabral cuando salían los niños del turno mañana. A los pocos metros, interceptó a los sindicados ladrones, los que no portaban armas y no tuvo inconvenientes en recuperar lo sustraído e igualmente, abrió fuego con su pistola 9 mm. sobre el Renault Sandero conducido por el acompañante del chico. En la esquina de Cura Navarro y República Arabe Siria, se produjo el deceso de Iago Avalos, antes de que pudiera ser asistido por los médicos, ya que el proyectil le ingresó por la espalda y salió por el pecho.

“A lo largo de dos años de lucha inclaudicable, donde la familia no dudo ni un minuto en organizarse y salir a las calles, nos hemos encontrado con la clásica pantomima judicial. El 20 de junio de 2017, la jueza de Garantías Lucia Casabayo promovió sin éxito la prisión domiciliaria del asesino con el argumento de que las cárceles de la provincia de Buenos Aires estaban repletas y que Pérez Buscarolo, como “buen padre de familia”, no incurriría en riesgo de fuga. Se logró revocar aquella vez, sin poder frenar luego la confirmación de la misma Cámara de Casación, que dispuso que un hombre con posibilidad concreta de ser condenado a perpetua por cometer un crimen en el ejercicio pleno de sus deberes de funcionario público, llegara a la instancia de juicio en libertad”, denunció la CORREPI.

Un subcomisario que sale a perseguir a dos pibes que no lo pusieron en riesgo y le habían quitado las tazas de su auto, les dispara por la espalda, es un claro caso de gatillo fácil. Si el tipo hubiese actuado bien debería haber llevado a mi hermano y al amigo a la comisaría, se le hubiera abierto una causa por hurto en todo caso, pero no hubiese pasado más de ahí”, sostuvo Irina Avalos, en diálogo con DIARIO POPULAR.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados