Durante un acto en La Matanza, el Presidente insistió con la importancia del "diálogo" entre el sector público y privado. "El 80 por ciento de los chicos que egresen desarrollarán sus trabajos en una empresa", justificó

“¿Cómo puede haber distancia entre sector público y privado? Es una locura que haya distancia entre la universidad y la empresa”, planteó Mauricio Macri este lunes al participar del acto inaugural del Polo Tecnológico de Universidad Nacional de la Matanza.

Acompañado por el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro; el rector de la casa de altos estudios, Daniel Martínez; y del decano de la carrera de Ingeniería, el jefe de Estado justificó que “el 80 por ciento de los chicos -que egresen- desarrollarán sus trabajos en una empresa”.

“¿Qué es eso de que las pequeñas empresas son buenas y las grandes son malas? No es así, uno es malo cuando no cumple con la ley, cuando no respeta vecino trampea al sistema no por pequeño o grande se es malo”, remarcó.

Al respecto, enfatizó la importancia del trabajo conjunto entre el sistema universitario, el sector empresario y el ministerio de Educación, con “dos ejes claros, donde lo fundacional es la educación y nos debe reunir en función de la generación de empleo, el camino hacia la reducción de la pobreza”.

Por otra parte, Macri felicitó al rector por el modo en que “administra” el presupuesto de la Universidad, y afirmó que si del mismo modo en que “cuida los recursos” se hubiera hecho lo mismo en “cada intendencia, cada gobernación y cada presidencia, hoy todos los argentinos tendrían cloaca, agua potable, pavimento, autopistas, trenes, pero por suerte lo entendimos y ahora lo vamos hacer todos juntos”.

El Presidente también mantuvo una charla previa con alumnos de ingeniería informática, que trabajan en el mismo Polo Tecnológico, donde también visitó uno de los laboratorios en el que observó una impresora 3D y programas de innovación en materia de salud, como un prototipo para facilitar los desplazamientos de no videntes y auditoría para el sector empresario.

Asimismo, al recibir de regalo el libro El manantial, una obra de Ayn Rand, compartió su gusto por la novela que narra la historia de un joven e intransigente arquitecto, de su violenta lucha en contra de los estándares y convenciones del mundo.