Con 127 votos a favor y 117 en contra, el oficialismo, con apoyo de sectores del peronismo, logró ganar la votación para convertir en ley los cambios en las jubilaciones

Tras más de 12 horas de caliente debate en el recinto, y con otro día de caos en las inmediaciones del Congreso de la Nación, pasadas las 7 de la mañana del martes el oficialismo logró aprobar la reforma previsional, con apoyo de sectores del peronismo.

El tablero de votación en la Cámara de Diputados marcó 128 votos afirmativos, 116 negativos y 2 abstenciones, aunque luego se realizó una corrección en el acta y el resultado oficial fue 127-117 (10 ausentes completan los 257 integrantes de la cámara baja).

La sesión especial había empezado pasadas las 14, luego de que el bloque de Cambiemos consiguiera el quórum necesario. Las masivas protestas y cacerolazos en distintos puntos del país y el Congreso no lograron torcer el brazo de los legisladores del oficialismo.

El tratamiento del proyecto se estancó durante cinco horas por la utilización de los legisladores de la moción de privilegio, herramienta que pueden citar una vez cada uno para tratar algún tema que se considere más relevante que la orden del día, por los incidentes que se registraron en las afueras del Congreso.

Recién pasadas las 19, el oficialista y presidente de la Comisión de Previsión, Eduardo Amadeo, inició el debate de la reforma previsional, mientras diputados de la oposición gritaban para que se suspendiera la sesión.

LEA MÁS:

De ahí en adelante comenzó el periplo habitual: cinco minutos por orador, aplausos, silbidos, desfiles de legisladores, gritos e indiferencia. Todo junto. Desde las 19, cinco horas después de lo previsto, los 90 oradores inscriptos comenzaron con sus discursos. Solo 10 de ellos eran del oficialismo; el resto, de distintas fuerzas de la oposición.

Pasada la medianoche, la referente de UNA por la Provincia de Buenos Aires, Graciela Camaño, propuso una nueva moción de orden para que el proyecto volviera a comisión. Monzó llamó a la votación y Cambiemos volvió a imponerse con 127 votos en contra de la propuesta de la legisladora. La oposición obtuvo 107 voluntades a favor.

La monotonía de las exposiciones de los legisladores volvió a romperse pasadas las 2.30 de la madrugada, cuando la oficialista Graciela Ocaña mandó a callar al kirchnerista Luis Tailhade, quien había precedido a la ex interventora del PAMI.

Otro momento de inflexión se dio a las casi 10 horas de sesión, a las 4.45 de la madrugada, cuando la diputada por Santiago del EsteroClaudia Zamora manifestó que no votaría a favor de la reforma. El oficialismo la incluía entre sus escaños asegurados.

Graciela Ocaña manda a callar a Tailhade

El inicio de la jornada en el recinto

Después de un reclamo a los gritos del diputado del Frente de Izquierda Nicolás del Caño, la primera intervención picante de la sesión fue la de Agustín Rossi (FpV), quien al ver que Elisa Carrió se levantaba de su banca le espetó: "¡Andate tranquila nomás! Total, ¿para qué te queremos acá? Te hubieses ido cuando eras funcionaria de la dictadura en el Chaco".

Después, su compañero de bloque Horacio Pietragalla pidió realizar un cuarto intermedio hasta que amainara la situación en las inmediaciones del Congreso, pero el presidente de la cámara, Emilio Monzó, solicitó realizar una votación nominal para hacer un parate de cinco minutos y así reunirse con los presidentes de los distintos bloques. El resultado fue afirmativo.

cuarto-intermedio.jpg

Tras la interrupción promovida por el Frente para la Victoria, la sesión se reinició y los principales referentes de la oposición volvieron a solicitar que se entrara en cuarto intermedio. La moción se volvió a votar otras tres veces y en todos los casos fue denegada la postergación por la mayoría.

María Cristina Brítez, Leopoldo Moreau, José Luis Gioja, Marcos Cleri, Leonardo Grosso, Romina Del Pla, Gabriela Beatriz Estévez, Victoria Donda y Lucila de Ponti fueron algunos de los ediles que le solicitaron a Monzó que suspendiera la sesión. La razón que atravesó todos los reclamos fue el pedido de "sensatez" y "coherencia" con los hechos que se registraban en la calle. "No juguemos toda la noche a la ruleta rusa", exclamó Moreau en referencia a la posibilidad del recrudecimiento de la violencia.

La diputada por Santa Fe Alejandra Rodenas recitó la letra "Yo era el Rey" de Sui Generis, al tiempo que exigía que la sesión debía levantarse.

La "rebelión" finalizó a las 19.06, cuando el oficialista Eduardo Amadeo tomó la palabra y dio inicio a un dilato debate. Exactamente 12 horas después, el Gobierno consiguió una victoria pírrica que dejó más alivio que sonrisas.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados