Candela sufrió fractura de cráneo y se encuentra hospitalizada, tras recibir golpes de puño y patadas, incluso cuando estaba en el suelo. Tienen en la mira a una patota de mujeres.

A raíz de una brutal golpiza a la salida de un boliche en el centro de Quilmes, amigos y familiares de una joven buscan testigos de lo sucedido y trabajan con las autoridades para dar con los responsables, en tanto que la víctima sufrió fractura de cráneo y se encuentra hospitalizada a la espera de mejoras para poder salvar su vida, mientras que el hecho se dio a metros de la estación ferroviaria.

Se trata de un lamentable episodio que dejó afectadas a varias personas y que tiene en la mira a una patota de mujeres. Este tipo de situaciones ocurren habitualmente y en horas de la madrugada, cuando finaliza la jornada en los locales bailables. A pesar de esta problemática que se da desde hace muchísimos años, no hay una solución certera y entran en el foco de la cuestión los propios patovicas, que en diversas ocasiones facilitan los pleitos y no se hacen cargo.

La pelea tuvo lugar en la mañana de este lunes feriado, cuando una joven salía con otras dos amigas de Andén 18, un bar situado en la avenida Hipólito Yrigoyen y el cruce con Alem, en dirección a la parada de colectivos para retornar a sus hogares. Allí, por motivos que se desconocen, iniciaron una discusión con un grupo numeroso de chicas que, tras los insultos, comenzaron a golpearlas de manera brutal en todas partes del cuerpo. Lo cierto es que el resultado fue el peor de todos y una de ellas corre peligro de vida.

Fueron golpes de puño, patadas, tirones de pelo y entre varias les pegaron en el suelo. A una de ellas, identificada como Candela, le fracturaron el cráneo y a las otras dos las dejaron en estado deplorable, también lastimadas aunque de menor gravedad. Los transeúntes intentaron frenarlas pero nada pudieron hacer y terminaron llamando al 911 y a la ambulancia para que las atiendan. De inmediato, profesionales del SAME se apersonaron y trasladaron a dos de las damnificadas al Hospital Isidoro Iriarte de Quilmes para su correspondiente.

La hermana de la joven más afectada inició la búsqueda de testigos a través de las redes sociales, la cual tuvo gran repercusión. Allí, múltiples usuarios comentaron que habían visto la trifulca, pero que los que pueden llegar a tener más precisiones son los trabajadores de la remisería que queda en Yrigoyen y Gaboto, a metros de donde ocurrió todo. Pide que aparezcan las cámaras de monitoreo y así atrapar a las responsables.

El hecho siembra el miedo entre los jóvenes que salen a divertirse y que por culpa de una patota pueden terminar hospitalizados. En esta ocasión, Candela está peleando para vivir y sus allegados intentando dar con el paradero de las agresoras para que las autoridades policiales intervengan y les den su merecida pena.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados