Un hombre y una mujer las sustrajeron de un vehículo estacionado en el centro quilmeño, utilizando un inhibidor de señal. Y rápidamente se hicieron de una suma cercana a los 3 millones de pesos. Cuando iban a retirar parte del dinero en una sucursal del Banco Provincia, fueron aprehendidos.

A raíz de una millonaria estafa, un hombre y una mujer que conformaban una banda delictiva fueron detenidos en Bernal acusados de usar de manera fraudulenta tarjetas de crédito y débito, las cuales fueron robadas del interior de un vehículo mediante la utilización de un inhibidor de señal, en tanto que las sumas sustraídas de la cuenta de uno de los damnificados asciende a los casi cuatro millones de pesos.

En la era de la tecnología avanzada, los delincuentes que se manejan a través de la oscuridad de las redes tomaron protagonismo en la escena. Demuestran que no es necesaria la violencia para arruinarles la vida a los trabajadores y están en cada pequeño detalle, provocando que los vecinos no puedan descuidarse un segundo. En esta oportunidad, gracias a la denuncia de la víctima y el accionar de las autoridades policiales, pudieron aprehender a dos personas que robaron muchísima plata en pocos pasos.

Ocurrió hace algunas semanas, cuando un hombre que se estaba moviendo por el centro quilmeño dejó estacionado su auto Nissan. Al cerrarlo y marcharse, un hampón utilizó un inhibidor de señal y volvió a abrir el vehículo para llevarse una bolsa que contenía mucha documentación, tarjetas de crédito y débito, teléfonos celulares y demás. Horas más, tarde, al retornar el damnificado y fijarse en su cuenta bancaria, dio cuenta de que lo habían desvalijado y optó por acudir a la Policía.

Entró en su home banking del Banco Santander y, entonces advirtió, los malvivientes ya habían ido a un cajero automático en Wilde y transfirieron 1.306.900 pesos a una cuenta no identificada. Además, usaron las tarjetas y generaron gastos de más de 300 mil pesos. En total, más otras estafas que fueron reveladas posteriormente, los criminales se hicieron de una suma cercana a los tres millones y medio de pesos.

Lo cierto es que la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio (UFIyJ) 1 intervino en el asunto y el fiscal Ariel Rivas se puso a trabajar codo a codo con las autoridades bancarias y con la víctima para rastrear a los delincuentes a través de los movimientos de dinero realizados. Así fue como dieron con el paradero de la plata del damnificado, pero no avisaron nada para que los delincuentes cayeran en la trampa.

Y todo salió más que bien, ya que en las últimas horas, una mujer se concurrió a la sucursal Bernal del Banco Provincia para retirar justamente la suma de 1.306.900 pesos y, junto con su acompañante, fueron detenidos por efectivos de la Comisaría Segunda de Quilmes. Se los acusa de “hurto agravado y defraudación por el empleo de tarjeta de crédito y débito hurtada”.

De esta manera y con la colaboración de todos, se logró que los criminales cibernéticos no se salgan con la suya y que no afecten a más vecinos. Por lo pronto, permanecerán detenidos hasta que la Justicia decida qué hacer con ellos.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados