El Gasolero viene de golear a Morón en el Beranger, pero ya pone la mira en el mercado de pases y en el partido con Quilmes, para el que faltan dos semanas.

Temperley cortó la mala racha ante un muy pobre Morón y se fue al receso con la sensación de que aquella tormenta que llegó tras el encuentro por Copa Argentina quedó atrás. Ahora, además de quince días de trabajo y un partido con mucha sed de revancha ante Quilmes por delante, queda un tema no menor para el Gasolero: el mercado de pases.

Una contundente victoria ante un adversario débil le permitió al Celeste renovar su imagen ante su gente. Otra vez fueron Julián Mavilla, Marcos Arturia y Luis López las caras de un elenco que empuja de adelante hacia atrás.

Pero en la vuelta a los trabajos habrá un componente nuevo dentro de la planificación: las altas y bajas. Es que el Gasolero tiene que reforzarse sí o sí si quiere aspirar a algo más que luchar en los últimos puestos en el reducido y algunas de las posiciones que se buscarán están cantadas desde el comienzo de la temporada.

A mediados de febrero, en una práctica, Mauricio Guzmán sufrió una rotura de ligamentos cruzados en la rodilla derecha y desde aquel momento lleva adelante una intensiva rehabilitación. A mediados del mes pasado comenzó con trabajos leves y se lo espera para mediados de julio o principios de agosto.

Con este panorama y con una marcada falencia en la línea baja de la cancha, buscarán un central para poder reforzar la zaga. También un lateral, aunque no precisaron en qué banda. En la posición de volante central también está faltando recambio y para el líder del Consejo de Fútbol, Gastón Aguirre, llegará el momento de tomar una decisión: o intenta retener a Sebastián Maldonado, volante paraguayo que llegó en febrero, pero que por errores en su inclusión está parado desde entonces y tiene intensiones de volver a su país; o va a buscar a un medio centro de marca para poder darle alternativas al cuerpo técnico.

En esa zona la ausencia es notoria, ya que están jugando en dicha función jugadores que naturalmente no tienen esas características, como Nicolás da Campo, Emanuel Ibánez o Juan Frías.

En relación a las salidas, se estima que Juan Imbert pueda recalar en Aldosivi, donde el entrenador del Tuburón, Andrés Yllana, lo pidió con nombre y apellido. Otro que resolverá su situación en los próximos días será Lucas Angelini: el lateral entró en conflicto con el plantel luego de la salida de Pablo Frontini y no volverá a jugar en el Celeste, el club de sus amores. Sin embargo, desde la CD le buscan club y Estudiantes de Río Cuarto sería un destino más que posible para el zurdo.

Queda para el conjunto dirigido por Walter Perazzo la incorporación de un volante creativo, con capacidad de generar juego. El interrumpido paso de Brian Sánchez y las flojas presentaciones de Imbert no colmaron ni al cuerpo técnico, ni a los hinchas, y el Celeste no tiene quién juegue con la pelota y quien arme juego.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados