Es el dueño de un supermercado que le dio trabajo cuando llegó a la Argentina. Junto a cuatro cómplices, lo mantuvieron cautivo 5 días tras cobrar un rescate de 65 mil dólares, y luego huyó a su país, donde fue detenido.

Un criminal venezolano fue condenado a 13 años y cuatro meses de prisión por haber secuestrado y mantenido en cautiverio durante cinco días a un empresario en una vivienda en Florencio Varela junto con cuatro cómplices y pedirle a la familia de la víctima 65 mil dólares para su rescate, en tanto que trabajaron en contacto autoridades nacionales e internacionales, ya que este logró escaparse del país al perpetrar el hecho.

Se trata de un caso que ocurrió en plena pandemia, en octubre de 2020 y que, tras más de tres años, finalmente tuvo su respectivo cierre para llevarle algo de tranquilidad al damnificado y quienes lo rodean. En el medio hubo muchísimo trabajo por parte de los investigadores, quienes seguirán juzgando a los implicados restantes en los próximos días. En esta oportunidad, quien tuvo su condena fue Ramón Angel Carrillo Rodríguez.

La historia comenzó mucho antes, cuando el ciudadano venezolano llegó a la Argentina. En un principio, se instaló en una pensión situada en Quilmes, a pocos metros de un supermercado que le pertenecía a Javier Moscuzza. De inmediato, el sujeto le pidió trabajo en el lugar y lo contrató como repositor. Allí estuvo trabajando desde septiembre de 2017 hasta octubre de 2018, cuando renunció para dedicarse de lleno a ser agente de seguridad y vigilador privado. Lamentablemente no tuvo tanta suerte.

Es por ello que volvió y, al pedirle que lo contrate nuevamente, este le dijo que ya habían tomado a otra persona. Sin embargo, lo derivó con su hermano, quien era empresario de la construcción y lo tomó como albañil. Sin embargo, dejó su puesto vacante para dedicarse al mundo de las criptomonedas.

Lo cierto es que Carrillo Rodríguez estudió todos los movimientos y, a las semanas, junto con otros cómplices, secuestró a Moscuzza, dueño del supermercado. El fue el cerebro de la operación y quien elaboró todo el plan. Es por ello que lo trasladaron a una vivienda en Florencio Varela y lo mantuvieron en cautiverio durante cinco días, en los cuales le pidieron la increíble suma de 65 mil dólares en criptomonedas a su familia.

Los allegados al damnificado llegaron a realizar cuatro depósitos y finalmente lo liberaron a pocas cuadras del supermercado.

Lo cierto es que tras el secuestro, la banda se desunió y cada uno volvió a su lugar.

Carrillo volvió con el dinero a Venezuela y, tras mucho trabajo de investigación conjunto entre las autoridades judiciales nacionales e internacionales, dieron con su paradero.

El criminal fue detenido en la ciudad de Táchira por la Policía Nacional Bolivariana (CPNB) y lo trajeron al país. Fue condenado a 13 años y cuatro meses de prisión. Los otros cómplices serán juzgados en los próximos días. Fueron identificados como Jean Carlos Rivero Márquez y Junior Argenis Páez Peña, también venezolanos, Jesús Teodosio Ramos Paz, un reconocido narco de Perú, y Matías Avellaneda, argentino.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados