El malviviente había estado preso en dos oportunidades por causas de robo y abuso de armas. Su verdugo se encuentra alojado en un calabozo de la Comisaría 4ª de Quilmes. Cuando fueron a detenerlo, argumentó haber sido víctima de un intento de asalto en la puerta de su casa de San Francisco Solano.

Un jubilado de 77 años hizo justicia por mano propia y mató de tres balazos a un peligroso delincuente, que había estado preso en dos oportunidades y que -en los últimos meses, tras recuperar la libertad- mantenía aterrorizados a sus propios vecinos de San Francisco Solano.

El septuagenario, que quedó detenido en un calabozo de la Comisaría 4ta. de Quilmes, argumentó haber sido víctima de un asalto en la puerta de su casa, en la calle 838, entre 889 y 891. El ladrón, de 32 años y apodado Willy, recibió un disparo a la altura de la costilla izquierda y otros dos en la espalda.

Fuentes cercanas a la investigación revelaron a DIARIO POPULAR que el malviviente tenía un alto prontuario delictivo y había estado preso al menos dos veces por causas de “Robo y Abuso de Armas”, pero, por diversas disposiciones judiciales, recuperó la libertad en ambas oportunidades. Además, en una ocasión se tiroteó con la Policía, en un enfrentamiento que quedó registrado en su cuerpo con numerosas cicatrices de heridas de bala.

LEA MÁS:

Marcado a fuego por sus antecedentes, y tras purgar su última pena en la cárcel, el joven había comenzado a robar nuevamente en los alrededores de Solano, localidad en la que tenía domicilio. Quizá sus problemas de adicciones no le permitían discernir sus actos. Su fama delictiva ya era conocida por todos en la zona, incluso por su propio verdugo, que ya había sufrido varios robos y no estaba dispuesto a que le robara una vez más. Lo cierto es que el miércoles por la mañana, minutos antes de las 11, ambos se cruzaron y Willy encontró la muerte.

Su cuerpo estuvo tirado en la calle (de tierra) hasta pasadas las 14, horario en el que finalizaron las tareas de rigor de la Policía Científica de Quilmes. Luego, se hizo cargo de la investigación la fiscal Ximena Santoro, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 7 del Departamento Judicial local.

Aparecen en esta nota: