El hombre de 81 años, denunciado por una joven misionera, quedó en libertad por orden del Juzgado Federal de Quilmes, pese a que, además de la imputación por Trata de Personas, tenía otras por tenencia de armas y droga. Estuvo sólo un día preso.

Tan sólo un día después de haber sido detenido quedó en libertad Ignacio Cañete, el jubilado de 81 años que fue denunciado por una joven misionera de 19 años, que lo acusó de secuestrarla y violarla en su casa del barrio Marítimo, en Hudson, a donde llegó engañada desde el norte del país por una falsa promesa laboral.

La polémica decisión judicial fue impartida por el Juzgado Federal de Quilmes, a cargo del doctor Luis Armella. Fuentes cercanas a la investigación revelaron a DIARIO POPULAR que el imputado debería haber quedado tras las rejas, ya que durante el allanamiento en el que fue capturado la Policía Bonaerense halló armas de fuego y drogas, entre otros elementos como pastillas de Viagra.

Sólo por la tenencia de armas debería estar preso”, confió a este medio un funcionario judicial de Quilmes. Cañete poseía en su hogar dos escopetas y una pistola calibre 380, por lo que se inició una causa paralela en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 2 de Berazategui, encabezada por la fiscal María de los Angeles Attarian Mena. Sin embargo, el Juzgado de primera instancia a cargo de Armella se hizo cargo de las dos causas que afronta el octogenario, por tenencia de armas y por trata de personas.

Al recuperar la libertad, Cañete brindó una entrevista al portal Infobae en la que confesó que lo liberaron “por viejito”. Asimismo, el anciano se defendió de la acusación y aseveró: “Te juro que soy inocente. ¿A quién le voy a poner un dedo encima?. Si tengo las rodillas hechas pelota, me empujás al piso y me arruinás”.

No obstante, la denuncia radicada por la joven misionera, indica que Cañete la tenía encerrada bajo llave en su domicilio y la obligaba, a punta de cuchillo, a tener relaciones sexuales cinco veces por día.

Según el acusado, al momento de cerrar el trato con la chica le aclaró que debían tener sexo. “Cuando me llamó por teléfono por el trabajo, yo le dije que puede ser que tengamos alguna relación sexual, ella me dijo que sí”, aseguró.

La víctima, oriunda de Oberá, había respondido a un aviso que Cañete había colgado en la puerta de su casa. Con un sueldo de nueve mil pesos mensuales, las tareas incluían, en un principio, tareas domésticas. El trato se había cerrado a través de Facebook y el jubilado pagó el pasaje en micro para que llegara desde Misiones al Conurbano.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados