Delincuentes piden un adelanto en dinero para reservar y abonar sellado de un contrato que nunca se firmará. Una vecina de Bernal explicó en detalle cómo es la maniobra.

Una nueva modalidad de estafas por parte de delincuentes cibernéticos se dio a conocer mediante redes sociales. Consiste en sacar fotos a diversas casas, luego las ponen en alquiler sin el consentimiento de quienes viven allí y piden dinero por transferencia, por lo que una bernalense ya denunció lo sucedido.

Si bien las estafas virtuales se convirtieron en moneda corriente, cada vez hay más maneras de realizarlas y los miedos crecen en los usuarios. El temor a ser una víctima es natural y hace que antes de comprar o hacer un movimiento económico a un desconocido, se piense dos o tres veces de manera detenida. Este es el caso en gran parte de una joven bernalense, que se encontró con que otras personas estaban "alquilando" su vivienda.

Todo comenzó algunos días atrás, cuando una conocida de ella la llamó explicándole la curiosa situación. Resulta que la mencionada tenía ganas de mudarse a la zona en la cual la víctima vivía, en Bernal Oeste, y emprendió la búsqueda de propiedades en alquiler por redes sociales. Así fue como llegó a Market Place, en Facebook, plataforma en la cual se comercializan distintos productos y se ponen en venta. Pero hubo algo que le llamó la atención.

Viendo algunas casas, encontró que una persona estaba ofreciendo la casa de esta mujer, que también alquila. Por eso decidió contactarse con este falso usuario, por la rareza del caso, y preguntar por la propiedad en cuestión. La respuesta fue aún más sorprendente de lo que se esperaba.

Los estafadores le pedían a la gente (ya que no fue la única víctima) 30 mil pesos para ingresar y otros 10 mil a modo de sellado. Sin embargo, el supuesto escribano que debía realizar los trámites correspondientes se encontraba de vacaciones en la playa, por lo que el procedimiento debían hacerlo de manera virtual. En los mensajes indicaban que luego, el "propietario" le alcanzaría los papeles al inquilino. Pero la historia no termina aquí.

Según explicó quien realmente vive en dicho espacio, por lo que le contó su conocida, la citó al lugar en el cual se encuentra la casa un día de semana a la noche, pero un rato antes le canceló el encuentro. El motivo de ello es que el barrio a esa hora era muy peligroso y no contaba con cámaras de seguridad. Debido a ello, pasaban la cita para el domingo al mediodía, aunque con una simple condición: como les daba desconfianza a los supuestos propietarios, le pedían un adelanto del contrato por transferencia bancaria, para "poder asegurarse" que no les iban a robar nada. Y seguido a eso, les enviaron a las víctimas la foto del DNI de una mujer, la cual sería con quien estaban hablando.

Eso es algo que normalmente sucede en estos casos: le roban la identidad a otro y crean una red de estafas. Además, la verdadera joven que vive allí le explicó a El Quilmeño que los delincuentes siguen queriendo estafar a la gente, más allá de las denuncias realizadas.

Finalizado eso, desistieron de alquilar y contaron lo sucedido para que no haya nuevos damnificados.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados