Huesitos de Avellaneda trabaja sólo tres días a la semana, en un edificio cuya expropiación está pendiente. El obispo Rubén Frassia les pidió a los operarios durante una visita que realizó a la planta que "no aflojen, no tiren la toalla, sigan luchando". Y destacó que "el trabajo es un derecho humano".

La Cooperativa de Trabajo Huesitos de Wilde, que se dedica a fabricar productos de cuero, transita por la década de su existencia, tras haber sido recuperada por operarios y sus familias en 2007, un camino que no fue sencillo ni lo es aún, porque trabaja 3 días por semana en el edificio de Salcedo 470, todavía no expropiado. De allí, la visita del obispo de la Diócesis de Avellaneda-Lanús Rubén Frassia que instó a los trabajadores a que “no aflojen, no tiren la toalla, sigan luchando”.

Huesitos, está en el marco de un proceso de reconversión de la planta y en la perspectiva de resolver el tema de la propiedad del inmueble, expropiado por ley. En la ocasión, varias cooperativas de la zona y la Regional Avellaneda de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), acompañaron la iniciativa.

La secretaria de la Cooperativa, Mary Chávez, dio la bienvenida a los asistentes y agradeció el apoyo de todos, resaltando el hecho de que el obispo Frassia también estuvo cuando se prendieron las máquinas el 18 de octubre de 2007, tras el acondicionamiento que se realizó desde enero de ese año.

“Tratan de crear problemas”

También Chávez destacó “la ayuda de aquellos que siempre estuvieron con nosotros, al municipio y su Dirección General de Economía Social y Solidaria de manera incondicional. Ahora, estamos viviendo momentos difíciles, estamos trabajando 3 días a la semana pero tenemos proyectos y hay quienes tratan de crearnos problemas pero, no van a poder, vamos a seguir trabajando, y no estamos solos”.

En tanto que, Joaquín Escobar director General de Economía Social y Solidaria de Avellaneda y titular del Frente Grande local, valoró los 10 años transcurridos desde que se inició el tiempo de recuperar la fábrica, porque “pese a todos los problemas, seguimos trabajando y estamos dispuestos a defender la fuente de trabajo, porque tenemos la fuerza espiritual que nos anima, basadas en el trabajo, la solidaridad y la cooperación”.

Monseñor Rubén Frassia, al oficiar la misa, brindo un mensaje hacia la cooperativa de fuerte contenido espiritual y de fortalecimiento de sus integrantes, de compromiso con la cooperativa, pidió por ella y les dijo que “no se dejen comprar porque el trabajo es lo más importante es un derecho humano que dignifica a las personas”.

Frassia pidió por todos aquellos que le brindan su apoyo a los trabajadores y bendijo sus manos. Desde la perspectiva religiosa y cristiana resaltó que “Dios siempre estará junto con ellos, a la vez que hay que ser agradecidos” y destacó hacia los presentes la frase “todos tenemos derecho al trabajo, porque es un derecho humano y nadie debe quitárnoslo”.

Asimismo, advirtió que “esto no es de ahora, es de hace décadas, de hace mucho tiempo; no vamos a ser injustos diciendo es un tema de ahora, fue siempre así y lamentablemente en muchos momentos de la vida”; al tiempo que señaló: “Las cosas hay que mejorarlas, hay que cambiarlas, hay que modificarlas, y sobre todo ustedes con la cooperativa, no aflojen, no tiren la toalla, sigan luchando”.

Aparecen en esta nota: