Con dos hombres de más, el Gasolero no pudo imponerse ante un Torito que se resguardó gran parte del partido en su área.

En Temperley no son pocos los que creen que toda la lucidez que tenía el plantel se agotó ante River Plate en la Copa Argentina. Ante Nueva Chicago, con dos hombres de más, el Gasolero dio una lección de falta de ideas, displicencia e inmadurez. El único gol del partido lo marcó en contra de su propia meta Jorge Scolari.

Al finalizar el encuentro, las redes estallaron en una mezcla de incredulidad y desasosiego. La sensación de los hinchas es que algunos de los puntos más bajos del plantel inauguraron una nueva escala para medir aun menos.

El partido se sabía complejo de antemano, ya con solo mirar la posición en la tabla. Chicago venía bien, cayó ante Morón en el clásico, pero tenía mucho para demostrar. Y, para colmo, la cita era una invitación a la ley del ex: mientras que Temperley contaba con Lucas Baldunciel, del lado del Torito estaban Agustín Paz (autor intelectual del gol de Scolari), Gaspar Vega, Adrián Martínez y Gabriel Altamirano.

Luego del autogol del primer central de Temperley, uno de los más reprobados del plantel, se dio la expulsión de Vega, lo que dio más terreno de juego al Celeste. Ante la posibilidad de acorralar más al local, el entrenador del Celeste, Walter Perazzo, incluyó a Luis López en lugar de Juan Frías. Y tras la segunda expulsión, sobrevinieron más cambios ofensivos, pero se sucedieron una tras otra decisiones inexplicables.

Los centrales, grandes responsables de algunas de las peores postales del Gasolero, optaron por salir jugando ellos, con envíos cruzados y anunciados que no llegaban a nada. En el área aguardaban López, Marcos Arturia y Facundo Krüger, que en media hora de juego no recibieron un centro bien enviado. Muchas veces se tuvieron que mover para poder recibir la pelota.

Desde afuera, con la suficiencia de un equipo que gana por goleada, Juan Imbert trotaba la cancha y lateralizaba pelotas sin conducir, sin jugar pelotas de forma ofensiva. La inclusión de Franco Camejo sólo expuso a otro jugador que no llegó a ejecutar un centro acorde a una segunda división.

Los únicos que lograron decodificar cómo había que jugar el partido fueron Julián Mavilla y Francisco Ilarregui, que apostaron por desnivelar y desarmar desde la gambeta el monobloque que había armado del local.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: Nº: RL-2021-110619619-APN-DNDA#MJ - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - [email protected]

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados