El Concejo Deliberante aprobó una ordenanza para que se coloquen cámaras en los todos los centros asistenciales, a fin de proteger la integridad del personal médico. Fiscalía local investiga agresión en Tristán Suárez.

Mientras la Fiscalía de Ezeiza investiga la agresión sufrida por personal médico de la unidad sanitaria de Tristán Suárez, el Concejo Deliberante aprobó de manera unánime un proyecto de ordenanza para que se equipe con dos cámaras de vigilancia a cada uno de los 19 centros asistenciales municipales.

De esta manera pretenden proteger la integridad de los profesionales y trabajadores de la Salud, mejorar la seguridad de las propiedades, sino también poder garantizar la atención durante un mayor rango horario. Los agresores habrían sido identificados.

De acuerdo a la normativa sancionada, el municipio debería disponer de los fondos del Programa de Seguridad Ciudadana aportados por la Nación para financiar la provisión e instalación del equipamiento .

La concejal Karina Altamiranda, autora de la iniciativa, aclaró que su proyecto no fue elaborado por este hecho en particular, sino por “la situación general que se verifica en centros de salud del Conurbano y del que Ezeiza no está exento”.

Por su parte, la directora de Emergencias del municipio, Mercedes Britos, recalcó la importancia de reforzar la seguridad en todas las Bases de Salud ya que “las agresiones, que van desde insultos o pasan a mayores,ocurren todos los días”. La funcionaria dijo que también trabajan para que todos los centros de salud cuenten con personal policial durante las 24 horas.

Vecinos celebraron el refuerzo de la vigilancia, aunque algunos se quejaron del “maltrato que a veces ellos reciben de parte del personal, aunque no justifican la violencia.