El aprendizaje del español mueve millones alrededor del mundo. Según relevamientos oficiales se calcula una facturación total que supera los 674 millones de dólares en todo el mundo. En Latinoamérica, Argentina acaparó 72 millones de dólares, alcanzando casi el 11% del total debido a las buenas experiencias que tuvieron muchos estudiantes

Existen alrededor de siete mil idiomas diferentes alrededor del mundo. Y es dentro de esta asombrosa heterogeneidad que se desprenden patrones homogéneos que trascienden todo tipo de barreras culturales y conductuales. Así, surge un fuerte crecimiento por aprender español en diferentes latitudes o rincones que anteriormente se limitaban a hablar su propio idioma sin ampliar las fronteras de lo conocido. Salir de la zona de confort se transformó en el nuevo paradigma del aprendizaje.

Poco a poco, el mundo hispanohablante se torna más protagonista y el apogeo del español es innegable. La pirámide idiomática mantiene a la lengua inglesa en la cúspide, aunque es seguida de cerca por el francés, el chino y el español. Sobre este último vale la pena hacer un análisis especial puesto que sumó estudiantes de todas partes del mundo cuya lengua natal está en las antípodas de la fonética, la gramática, lo escrito y lo oral.

El aprendizaje del español mueve millones alrededor del mundo y desde la última década se transformó en uno de los objetivos de las empresas de viaje y turismo. Según relevamientos oficiales se calcula una facturación total que supera los 674 millones de dólares en todo el mundo. Especialmente en Latinoamérica, Argentina acaparó 72 millones de dólares, alcanzando casi el 11% del total debido a las buenas experiencias que tuvieron muchos estudiantes que retornan a sus países de origen y cuentan sus historias a nuevos viajeros.

De esta manera, escuelas de español en Buenos Aires como la de Expanish se transformaron en referencia para todos los estudiantes que llegan desde todas partes del mundo en busca de clases dinámicas, con alta tecnología y claridad en el mensaje para aprender el idioma español de manera efectiva, eficaz y eficiente. No menos importante es que Expanish cuenta con acreditaciones internacionales, pasantías y voluntariados, alojamiento personalizado según las necesidades y gustos de sus estudiantes y actividades sociales y culturales que permite poner en práctica lo aprendido en las clases.

Argentina, líder en turismo idiomático editada02_result.jpg

Argentina, en la cima de LATAM

De acuerdo al estudio de la Asociación Nacional de Escuelas de Español Fedele, en 2018 se detectó un crecimiento exponencial en Argentina que alcanzó el 10% de los viajes por turismo de idioma español en el mundo, equivalente a más de 24 mil nuevos estudiantes seducidos por la calidad de las clases de español en Buenos Aires. Así, el cono sur dejó de tener a Perú, Bolivia y Chile como las predilectas para aprender este idioma quedando relegadas a los últimos puestos.

Lógicamente, el ranking es liderado por España que captó el 46%, producto de los 112.633 nuevos aprendices. En Centroamérica, México contempla el 14%, mientras que Costa Rica, uno de los países históricamente predilectos para aprender español también quedó relegada a manos de Argentina.

Otro punto destacable es que el crecimiento en Argentina no fue sólo cuantitativo, sino también cualitativo puesto que se transformó en uno de los países con mejor calidad para el aprendizaje del español en sus nueve escuelas, cifra superior a la de México (ocho escuelas), Ecuador y Costa Rica (ambas con seis instituciones educativas).

La excepción a la crisis institucional de Latinoamérica

El panorama en el cono sur dejó de ser estable. Países como Chile y Bolivia transitan sus días entre crisis institucionales, políticas y civiles que alteraron el orden habitual que las destacaba a ambas como naciones elegidas por los turistas para aprender español. Así, Argentina se transformó en el nuevo foco de los turistas que buscan tranquilidad, un contexto de calma y una atmósfera política y social que sea lo más parecida a sus países natales donde reina el equilibrio y la estabilidad.

Viajar hacia otro país para aprender un idioma es tan habitual como complejo. Las condiciones de las naciones receptoras deben estar garantizadas, ya que ante la mínima situación de crisis, estallido social o problemas de inestabilidad como los que atraviesa Latinoamérica el desafío se ve truncado y el éxodo apunta hacia otros rincones.

Algunas de las razones de este fenómeno migratorio de aprendizaje se dan por cuestiones laborales, recreativas o vacaciones. La globalización permite establecer un vínculo directo en un abrir y cerrar de ojos, por ejemplo, entre un SEO japonés y un gerente en Latinoamérica. Y es en este diálogo que la brecha comunicacional se acorta ante el interés de adoptar el español como segunda lengua por parte de personas no hispanohablantes.

Argentina, líder en turismo idiomático editada_result.jpg

Argentina: la simbiosis perfecta entre viajar y estudiar

El desequilibrio de la región no hizo más que agigantar las características naturales que presenta Argentina como foco del turismo a nivel mundial. Estudiar en una escuela de español en Buenos Aires es la primera alternativa que manejan los turistas, amantes de las grandes metrópolis y acostumbrados al ritmo frenético de las capitales. Buenos Aires seduce a propios y extraños por la variedad cultural que esconde en cada uno de sus barrios. A pocos minutos de distancia se puede acceder al barrio chino, pasando por el lujo de Villa Crespo o las noches bohemias de Palermo. Además, Buenos Aires suele ser el punto estratégico para hospedarse y partir hacia diferentes puntos de Argentina que esconde todo tipo de escenarios, actividades y paisajes para el deleite.

Bariloche, en el sur del país, es uno de los destinos más elegidos en invierno. Es frecuente toparse con comitivas extranjeras que aprovechan para poner en práctica lo aprendido en las clases de español a través de los diferentes tours que recorren el Lago Nahuel Huapi, el Cerro Catedral o el Llao Llao con excursiones de turismo ecológico.

El norte nada tiene que envidiarle a Bariloche, porque tanto las Cataratas del Iguazú, en Misiones, como las Salinas Grandes, y el Cerro de los siete colores, en Purmamarca, son sitios imperdibles de Jujuy y cada vez más escogidos por los turistas.

De esta manera, a estas características innatas de Argentina se le suma su ubicación estratégica siendo la llave de América del Sur y el punto de partida para recorrer el resto del continente. Muchos continúan la travesía hacia el continente con Brasil o Machu Picchu, en Perú como alternativas.

Por último, y no por ello menos importante, la tasa de cambio resulta extremadamente favorable para los extranjeros que llegan hacia Argentina para estudiar español. A la hora de cambiar su moneda hacia el peso argentino se ven fuertemente beneficiados ante el peso local sin poder en el panorama internacional. Vivir en Argentina termina resultando barato y esto es otra característica muy tenida en cuenta por los estudiantes que necesitan gastar lo menos posible en alojamiento, comida y transporte.

ADEMÁS:

Los turistas gastaron $ 4.700 millones el último finde largo

El interior del país como destino turístico, con el plus de los extranjeros

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados