jueves 8.12.2016 - Actualizado hace
Fútbol
08 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La noche del Diez: desahogo contra los hinchas, ovación y las disculpas

0
Comentarios


El ex Huracán festejó el tanto que le convirtió a Quilmes contra la platea: se llevó el dedo índice a la boca pidiendo silencio. Minutos después, volvió a hacer un gol pero lo celebró con sus compañeros. Al final se fue ovacionado.

La noche del Diez: desahogo contra los hinchas, ovación y las disculpas
Gonzalo Pity Martínez. River vs. Quilmes. Foto: NA
Foto:

Gonzalo Martínez, en la goleada por 5-1 ante Quilmes, tuvo su noche de brillo en el Monumental. La primera, quizás, desde su llegada a River. No era un partido fácil: el Millonario, primero, perdió a Éder Álvarez Balanta por lesión, y recién abrió el resultado a través del penal que cobró Fernando Rapallini y convirtió Rodrigo Mora. Martínez metió dos goles decisivos —el segundo, una bomba desde afuera del área: golazo— y llevó el ritmo de un equipo vertical, agresivo y contundente. "Necesitaba tener un partido así, poder llegar al gol. Es lo que estaba buscando", aseguró tras la victoria.

El Pity se movió por las puntas y rompió por el medio. Fue imparable para toda la defensa de Quilmes. Pero no arrancó bien. Le costó entrar en juego. Y en la tribuna de River, repleta de hinchas tensionados por lo que era un empate, cada vez la tocaba Martínez se escuchaban murmullos. Hasta que encontró una pelota a varios metros del arco, metió un zurdazo inatajable para Walter Benítez y salió a festejarlo contra los hinchas, pidiendo silencio y señalándose, como diciendo "fui yo, fui yo", mientras le escapaba a Leonel Vangioni, que intentaba pararlo. Minutos después, convirtió el 3-1 y lo festejó sin polemizar.

      Polémico festejo Pity Martínez River Quilmes

"No te das cuenta. Son momentos en los que no pensás. Pero tengo que estar tranquilo. Estoy contento por el partido que hice. Lo importante es haber convertido y ganar", agregó el zurdo al borde del campo de juego, tras meter su primer doblete con la camiseta de River. Luego, ya duchado, completó la idea: "Lamentablemente no pensé y pido disculpas a la gente". ¿Caso cerrado?

Gallardo confía en el jugador. Lo pidió en enero del año pasado y llegó a cambio de U$S 4.500.000. Ahora espera que este rendimiento sea el punto de arranque para una nueva etapa. En diálogo con la prensa, lo respaldó: "Yo me enojo para adentro con esa impaciencia que el hincha le tiene. Es cierto que se espera más de lo que hasta ahora nos dio, pero es un jugador que tiene que seguir creciendo, tiene características de un gran jugador y nosotros tenemos que seguir respaldándolo. Y hacerlo crecer. La equivocación está en el aprendizaje. Él tuvo algunas buenas y malas durante el proceso que lleva con nosotros. Lo bueno es que pueda reiterar más buenas que malas y que el hincha lo apoye".

Martínez, además, fue tema de charla desde que llegó Andrés D'Alessandro. Pity usa la 10, el histórico número del Cabezón, y muchos hinchas dicen que debería dejársela. Pero el ex Huracán habló con hechos: todavía la tiene en la espalda, haciendo oídos sordos a los pedidos de la gente.
Salió sustituido por Iván Alonso a los 20' del segundo tiempo. Y lo aplaudió toda la cancha.


      Embed

Comentarios Facebook

El polémico festejo de Pity Martínez
Anterior Siguiente