lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Deportes
20 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

La deportista que le ganó a la leucemia

0
Comentarios


A los 28 años, le diagnosticaron esa enfermedad. Recibió un trasplante de médula de su hermano. Tras su recuperación, obtuvo medallas en diversas disciplinas y difunde la importancia de donar órganos.

La deportista que le ganó a la leucemia
Foto:

La atleta mendocina Roxana Mateos, de 47 años, que tuvo leucemia y recibió un trasplante de médula ósea de su hermano, sostuvo que no se siente "un ejemplo", a pesar de sus medallas de oro obtenidas en diversos países compitiendo en varias disciplinas y que, "más allá de lo deportivo, sabía que también tenía por delante la misión de difundir lo importante que significa donar órganos".

"Soy profesora de educación física, he dedicado toda la vida al deporte. La verdad que fue una sorpresa encontrarme con que tenía leucemia con 28 años, porque no tuve ningún síntoma", contó.

Mateos señaló que comenzó "a pelearla, a empezar una vida nueva" por su hija Priscila, que por entonces tenía 11 meses.

En Roxana se nota su "alegría por haber podido salir adelante. Intento que todo lo que viví les sirva a otros para lucharla".

La familia se ocupó de los trámites y gestiones "para encontrarle una solución a mi estado de salud, lo que me dejó tiempo para que yo disfrutara lo que tenía de vida junto a mi hija -comentó-. En el proceso surgió que la solución podía ser un trasplante de médula ósea".

Ella es hermana de Graciela y Jorge y el médico que la atendía "pensó que por lo parecidas que somos con mi hermana íbamos a ser las compatibles, pero con mi hermano la compatibilidad fue del 99,08, lo que me ayudó mucho para poder recuperarme. El trasplante se concretó en el ex hospital Antártida Argentina del barrio porteño de Caballito".

LEA MÁS:

      Embed

"El 17 de diciembre de 1996 me enteré que tenía leucemia y el 13 de octubre de 1997 me estaba internando", rememoró la deportista.

Roxana reconoció que el post operatorio "fue bastante duro" porque luego de un trasplante de médula "la quimioterapia es bastante fuerte y te tienen que cubrir de todas las enfermedades, porque te quedas sin defensas".

También confesó que "había momentos que tenía ganas de levantar las sábanas, taparme y decir ya está. Pero en todo momento, tuve a mi lado a familiares. Mi marido Gonzalo, mi hija Priscila, mi suegra, y muchos más".

Priscila, que hoy tiene 20 años, es parte del seleccionado argentino juvenil femenino de hockey sobre césped, Las Leoncitas. La joven heredó la pasión por el deporte de su mamá, que lo define como "su vida, porque me sostuve siempre en base a él, como profe de educación física, como deportista y como hábito de vida. Jamás me sentí discriminada, pero yo no tuve que pasar por una lista de espera de donantes, como otros chicos que tienen que estar esperando que alguien se muera".

La mendocina en 1998 trajo al país su primera medalla de oro luego de ganar una prueba de 50 metros en natación, en los Segundos Juegos Argentinos de Trasplantados. Luego, compitió en los Juegos Mundiales en Hungría, donde ganó dos medallas de oro y dos de bronce. En 2001 se fue a Japón, en 2003 a Francia y en los años posteriores estuvo en Canadá, Tailandia y Australia. La atleta participa en los XI Juegos Argentinos y VIII Latinoamericanos para Deportistas Trasplantados que se realizan hasta hoy en Mendoza, compitiendo en natación, atletismo y tenis dobles mixto, y que son selectivos para los Juegos Mundiales de Málaga 2017.

      Embed


Comentarios Facebook