Arsenal lo ganaba con un gol de laboratorio y se acercaba a zona de copa libertadores. Pero en el último instante volvió a aparecer Leandro, el mismo que le hizo el gol a fortaleza, y salvó el empate

Si tenés problemas con todos tus vecinos, el conflictivo sos vos. Y, claramente, Independiente los tiene. Esta vez fue Arsenal el que lo puso contra las cuerdas, lo tumbó sobre la lona de la impotencia y, aunque no estaba jugando uno de sus peores partidos, necesitó que volviera a aparecer en escena Leandro Fernández (ingresó desde el banco) para que, con el último suspiro, empatara el partido de tiro libre en medio de los murmullos e insultos que prometían transformarse en una tormenta de reprobación.

El juego arrancó con un ritmo bárbaro, dinámica que se vio potenciada por el estado del campo que, lejos de ponerse pesado por la lluvia, se hizo muy rápido. Y pese a que Pusineri había resuelto cambiar medio equipo, Independiente encontró una idea interesante aprovechando a lo ancho los espacios del terreno, ante un Arsenal que parecía incómodo y le costaba definir sus ideas. Claro, mientras el trámite se estaba armando y se hacía favorable al local, el equipo de Rondina encontró lo que había soñado: un tiro libre frontal para explotar el laboratorio con un pase pinchado de Soraire, cortina de Pereyra (no dejó pasar a Barreto) y aparición libre de Alvarez Suárez para definir con un remate fuerte y una floja respuesta de Campaña.

De ahí hasta el final del segundo tiempo Arsenal sólo volvió a llegar gracias a un blooper de Campaña que sacó rápido, la pelota le pegó en la espalda de Barboza (con el viejo reglamento la jugada hubiera sido invalidada) y le quedó servida a Soraire para un remata rasante que el arquero mandó al córner resarciéndose de su error. Independiente, en tanto, buscó mucho sobre la conducción de Rosa, un Togni que desequilibraba por la izquierda y ráfagas de Braian Romero, ingredientes que no alcanzaron para generar peligro cierto pero que ofrecieron una imagen de cierta lucidez en el local.

En la segunda parte, lo de siempre: el apuro de Independiente, la picardía de Arsenal, varios ataques del visitante como para asegurar el triunfo desperdiciados (dos de ellos muy claros en los pies de Giménez) y el gol de Leandro Fernández (que ya había estrellado un zurdazo en el travesaño) con un tiro libre a colocar en el quinto minuto de tiempo extra. Con ese grito de desahogo cayó el telón que dejó a Arsenal envuelto en bronca porque se le escapó una linda chance de quedar a un punto de Lanús, el último que se está clasificando para la Libertadores.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados