El recambio justo, el carácter, las categorías individuales y las ganas de ganar la Superliga son el sello del Millo que sigue puntero

Cuándo no juega bien y algunos de sus mejores nombres parecen en mala sintonía, siempre aparece la mano del Muñeco desde el banco y la categoría de las individuales que no fallan nunca. Acá van las 5 razones del porque el Millo lo dio vuelta para seguir siendo puntero

1-Los cambios de Gallardo. La cabeza del Muñeco vuela y no mira el reloj, por eso cuando el equipo estaba mal parado no dudó en sacar a Martínez Quarta y meter a Juanfer Quintero tan rápido en el primer tiempo. A partir del allí se fue acomodando el equipo, sin quejas de nadie. Aun jugando no tan bien lo pudo dar vuelta al resultado para seguir manteniendo la punta sin que la presión de Boca haya generado complicaciones en cuanto a los puntos de la tabla, se cortan arriba los rivales clásicos.

2-La calidad individual. Esta vez el andar colectivo no fue su sello como en general pasa porque hubo jugadores por debajo de su nivel, pero tiene nombres que salvan las papas siempre, como Armani en un par de atajadas, como Rojas la revelación del equipo este semestre, como Nacho Fernández y los goles claves, como Suárez que siempre está y con alguna pincelada de Juanfer. Desde ese talento personal River fue buscando la manera de corregir un partido complejo donde el Millo supo que no anduvo bien como equipo.

3-La fortaleza anímica. Lejos se ha demostrado varias veces que anímicamente y de la cabeza, River tiene una fuerza muy potente y por eso lo dio vuelta esta vez con más furia y carácter que fútbol. En varios momentos de esta era de Gallardo sucedió que se levantó cuando lo estaban por “matar” y no sólo se pudo alzar contra todo, tan bien al final del camino logró coronar. Este partido es el que tiene ese sello.

ADEMÁS:

River ganó, volvió a despegarse de Boca y es el único puntero

La fiesta de Racing: le ganó un clásico inolvidable a Independiente

4-Las variantes tácticas. Ríver tiene variables para jugar según los momentos de los partidos, los rivales, los rendimientos individuales y sobre todo los resultados. Ante Unión se dio cuenta que le sobraba uno de los zagueros de la línea de tres y que Bou les jugaba mano a mano a Pinola y le ganaba. Ni lo dudó y pasó a la línea de cuartos sacrificando al Chino que estaba amonestados. De un 3-3-2-2 se movió sin dramas a un 4-1-3-2 y hasta por momentos fue un 4-4–2 para bancar el resultado.

5-El hambre por ganar la Superliga. Se sabe que a esta era de Gallardo los mano a mano, los partidos con aroma a definitorios lo hacen fuerte y adora jugarlos. De esto les habló Gallardo en la pretemporada. De jugar finales de Superliga sin pensar en otra cosa, como si fueran mano a mano, y ya metió 4 triunfos en fila contando el pendiente contra el Rojo. Esos 12 puntos son tremendos porque le meten miedo al resto, al punto que dejó lejos a los terceros y cuartos de la tabla y parece que se define contra Boca. Ahora le quedan 4 finales mas; Banfield (L), Estudiantes LP (V), Defensa y Justicia (L) y al final Atlético Tucumán (V).

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados