Los vencimientos de deuda suman unos $ 900.000 millones -U$S 15.000 millones-, lo cual refleja la necesidad de refinanciar obligaciones por parte del futuro gobierno de Alberto Fernández

Los vencimientos de deuda que deberá afrontar la Argentina en los próximos seis meses suman unos $900.000 millones -US$ 15.000 millones al valor actual del dólar-, lo cual refleja la necesidad de refinanciar obligaciones por parte del futuro Gobierno de Alberto Fernández.

Economistas del Frente de Todos aceptan que "el problema es de liquidez, no de solvencia", al menos en la primera etapa.

El objetivo, según pudo confirmar la agencia NA de fuentes cercanas a quien ejercerá como Presidente a partir del 10 de diciembre, será obtener una refinanciación lo más holgada posible, sin quita de capital, porque consideran que así habrá más chances de que los mercados le den finalmente su respaldo al próximo Gobierno, a pesar del escozor que Cristina Kirchner provoca entre los financistas.

La intención del Poder Ejecutivo que viene es mantener la calma en la cotización de la divisa, a través de la continuidad del cepo cambiario.

Eso contribuirá a mejorar el poder adquisitivo de la población, ya que aminorará el ritmo de la inflación, estiman en el Frente de Todos.

El Gobierno deberá encarar una renegociación de deuda con fondos de inversión y el FMI, lo cual es una ventaja, creen cerca de Alberto Fernández, porque "entienden la delicada situación de la Argentina y también a ellos les conviene un acuerdo rápido".

Además, el Gobierno de Mauricio Macri tomó la precaución de incluir en los bonos la cláusula que cualquier litigio se debe dirimir bajo legislación local, lo cual no ocurrió con los títulos defaulteados en 2001.

Otra ventaja es que es alta la deuda en manos del Gobierno, de la Anses y el Banco Central, con lo cual será más sencillo el proceso de refinanciarla.

El punto débil es que, según los cálculos de la futura administración, las reservas de libre disponibilidad en el Banco Central rondarán los US$ 10.000 millones al asumir, un nivel bajo.

Igual, es muy superior al que dejó Cristina Kirchner en 2015: según Cambiemos, se encontraron con reservas disponibles por apenas US$ 500 millones.

Panorama complicado

La calificadora de riesgo Moody’s consideró que 2020 será un año de tendencia negativa para la solvencia crediticia en todo el mundo, lo que consideró es resultado de un entorno político disruptivo e impredecible que exacerba los desafíos de los soberanos.

"Nuestra perspectiva para la solvencia soberana en 2020 es negativa, lo que refleja nuestras expectativas sobre las condiciones fundamentales que impulsarán el crédito soberano en los próximos 12-18 meses", planteó el trabajo que analiza la situación de todas las regiones del planeta, según un informe al que accedió hoy Télam.

Para Moody’s "un entorno político y geopolítico disruptivo e impredecible está exacerbando la desaceleración gradual en la tendencia de crecimiento del PIB", lo que a su vez agrava los cuellos de botella estructurales de larga data y aumenta los riesgos económicos o financieros.

En muchas economías avanzadas y algunos mercados emergentes "han surgido movimientos populistas influyentes en los últimos años, ya sea desde el margen político o desde dentro de los partidos establecidos, a menudo en reacción a años de ingresos estancados y aumento de la desigualdad de ingresos", analizó.

Para reafirmar esa visión, asevera que "en todo el mundo, un tono cada vez más populista está socavando la efectividad de la política interna, debilitando la fuerza institucional y agravando los riesgos sociales y de gobernanza".

En América Latina, el aumento de las demandas sociales en un contexto de desaceleración del crecimiento y alta desigualdad de ingresos está "limitando el espacio de los responsables políticos para adoptar reformas y medidas fiscales para apoyar el crecimiento y las finanzas públicas".En ese contexto global, la calificadora explicó que en la región, el cambio de perspectiva negativo para México (A3 negativo) fue el "resultado de la formulación de políticas cada vez más impredecibles del gobierno".

El incumplimiento de Argentina (Caa2 RUR-), que fue "el resultado de instituciones débiles, políticas impredecibles y una fortaleza fiscal que disminuía rápidamente, impulsó la rebaja de tres niveles y la revisión en curso para una rebaja adicional".

ADEMÁS:

Plan contra el hambre: primeras medidas serían una tarjeta para alimentos y la quita de IVA solo a personas vulnerables

Tinelli: "Cambian los gobiernos y un montón de gente va quedando afuera"

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados