El curador se desempeñaba al frente de esa entidad desde 2016 y fue denunciado por dos empleadas, luego despedidas, por "violencia de género, abuso y maltrato laboral"

Este semana se hizo pública la renuncia del director del Centro Cultural San Martín, Diego Pimentel, que se encontraba de licencia debido a dos denuncias por “violencia de género, abuso y maltrato laboral” realizadas por ex empleadas a comienzos de este año.

Pimentel había sido designado al frente del Cultural San Martin en 2016, luego de varios años de actividad en el mismo, había sido acusado por dos trabajadoras, luego despedidas de manera arbitraria, por “maltrato físico y acoso sexual en espacios privados con acceso público”.

Si bien Pimentel había pedido una licencia hasta el 20 de agosto, esta semana presentó su renuncia formalmente acusando “motivos personales” e “incomodidad”, de acuerdo a manifestaciones vertidas en el matutino Clarín.

Lo cierto es que la Fiscalía N° 16, especializada en casos de violencia de género, pidió la elevación a juicio de estos casos, ya que cuentan no sólo con los testimonios de las involucradas sino también de testigos.

ADEMÁS:

Pampita fue demorada en Ezeiza por un problema con su pasaporte

“Todos los días cuando nos saludaba, o en cualquier otro momento que lo veíamos, nos abrazaba fuertemente apretándonos contra él, nos pellizcaba el rostro, nos agarraba de la cintura ejerciendo fuerza sobre nuestros cuerpos causando dolor, nos reducía llevándonos las manos por detrás de la nuestra espalda y las retorcía, nos agarraba con su brazo desde atrás rodeando nuestras gargantas simulando querer asfixiarnos a modo de ‘juego’. Nos besaba en la frente, en las manos y hasta en el cuello, nos masajeaba los hombros y hacía comentarios sexuales sobre nuestro aspecto físico de forma lasciva”, le contaron las ex empleadas a la Fiscalía.

Hemos padecido también humillaciones, descalificaciones y persecuciones sobre nuestras tareas: nos llamaba y nos escribía mensajes por fuera del horario laboral; durante las reuniones de equipo nos gritaba y humillaba delante del resto. (...) En el último tiempo la situación se volvió insostenible y un día rompimos el silencio. Expresamos que no podíamos seguir trabajando en esas condiciones y como respuesta fuimos despedidas de manera arbitraria”, indicaron las jóvenes.

La situación terminó de explotar el 14 de febrero de este año. “Ese día Pimentel se metió en nuestra oficina, me agarró de la cintura y me apretó. Me hizo doler, así que le dije que pare. Entonces fue y la tomó a mi compañera del cuello, quien también le pidió que pare porque la estaba asfixiando”, le contó una de ellas al matutino Página/12, y agregó que tras esta experiencia una de ellas fue destituida de su cargo por la mano derecha de Pimentel.

Ambas buscaron asesoría legal, y enviaron una carta documento al Cultural San Martín, al Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires y al Gobierno de la Ciudad con el relato de lo ocurrido y una solicitud de cambio de área.

Desde la defensa de Pimentel aseguran que ambas mujeres dejaron de presentarse a su puesto laboral desde marzo, pero la letrada de la Red de Abogadas Feministas que las representa, Jimena Gibertoni, indica que esto fue así porque ellas habían pedido un cambio de área debido a que ya no podían seguir soportando los abusos.

La respuesta fue la baja de sus contratos.

Embed

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados