Se define como una típica "Idishe mame". Siente que su edad mental y espiritual no se condice con la cronológica. Se sabe anímicamente estable y psíquicamente saludable. Solo se hace problemas por las cosas graves y asume que el dolor en el mundo también enseña

No le gusta tomar decisiones y sesorprende de si misma por su tesón. Piensa que mientras existe la posibilidad de reírse la vida vale la pena. Esta vez, Gabriela Acher -quien sube a escena todos los domingos a las 19.30 hs. en el Chacarerean Teatre para llevar adelante su unipersonal ¿Qué hace una chica como yo en una edad como esta?- responde con la lucidez y el humor que la pintan en cuerpo y alma.

¿Le agrada la imagen que le devuelve el espejo?

-Según el día. A veces, me veo bien y, en ocasiones, me veo horrible.

Su edad mental y espiritual, ¿condicen con la biológica?

-No. Siempre se tienen veinte años en un rincón del corazón. El problema es que la ciencia aún no pudo dilucidar por qué el cuerpo no le da pelota (risas).

¿Qué le dice la voz de la experiencia?

-La experiencia sirve para no tropezar dos veces con la misma piedra. En mi caso, a veces, me habla a favor de lo que se viene y me guía.

¿En qué punto de su vida se encuentra?

-En un muy buen momento, porque estoy viva (risas).

¿Con qué ojos mira la vida?

-Mi mirada es positiva. Mientras exista la posibilidad de reírse la vida vale la pena y yo me río.

¿Uno es lo que vivió?

-No. Uno es lo que hace con lo que vivió.

¿Es ambiciosa?

-No soy conformista. Siempre aspiro a más. Me reconozco ambiciosa en el ser, no en el tener.

¿Es de arremeter o de pedir permiso?

-Pido permiso. Suelo presentarme con seguridad. Arremeter no tiene que ver conmigo.

¿Qué la saca de su eje?

-Entre otras cosas, las injusticias, las ofensas y la gente desubicada y egoísta.

Frente a esas situaciones ...

-¡Qué me voy a callar! Reacciono.

¿Cómo se encuentra psíquicamente?

-Muy saludable, con muchos años de terapia encima.

¿Qué tema quisiera tener resuelto?

-Todos. Intento minimizar los inconvenientes diarios. Por lo único que vale la pena hacerse problema es por algo grave.

En su casa, ¿qué cosas están prohibidas?

-Hacer ruido cuando duermo, porque como tengo oído tísico cualquier sonido me despierta.

¿Qué se puede aprender de usted?

-A divertirse. Esa es mi especialidad.

¿Con que no se jode?

-No hay que joder con todo lo bueno que tiene la vida.

¿Cómo se siente cuando descubre que le mintieron?

-Depende del calibre de la mentira. A veces, en pequeñas cosas, decir la verdad es peor. Ahora cuando la mentira puede hacer daño, me preocupa.

¿Quiénes son más complicadas: las suegras o las nueras?

-No lo sé, porque yo no tengo suegra y mi nuera es divina.

¿Cómo se reconoce como madre?

-Soy la típica idishe mame, excepto por la cocina, porque cocino tan mal que a mi hijo siempre le digo: ‘Si te portás bien, te vas a la cama sin comer’ (risas).

Padecer y sufrir, ¿nos mejora?

-El sufrimiento está puesto en el mundo para algo. Muchas cosas sólo se aprenden a través del dolor.

¿Qué le dejaron los hombres que pasaron por su vida?

-No todos me dejaron lo mismo (risas). En general, me aportaron experiencia y sabiduría. Uno me dejó un hijo maravilloso. Mi primera pareja estable me proporcionó una comunicación con la música más grande que la que yo tenía. Puedo decir que me quedaron lindas experiencias.

¿Intentó ser una gran amante, una excelente profesional, una amorosa hija y una buena madre?

-Sí, pero hubo cosas me salieron mejor que otras. Tengo aprobadas varias asignaturas, algunas me las llevé a Marzo, porque no soy perfecta.

¿Qué le sorprende de usted misma?

-Mi tesón. Soy una locomotora. Siempre estoy empujando a que la gente la pase bien.

¿Cómo cree que resulta vivir al lado suyo?

-Creo que es muy divertido, porque estoy en contacto permanente con el humor. La risa es muy importante en mi vida. Así que vivir cerca de mí es garantía de diversión.

Por último, ¿le encontró la vuelta a su vida?

-Sí, porque hago lo que quiero desde hace mucho y sé que ese es un lujo que muy pocos se pueden dar.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados