En los '80 se convirtió en un boom televisivo debido a su gracia y simpatía en "Blanco y Negro", pero después cayó en el olvido hasta que, hace 15 años, se postuló como gobernador de California. Vida y obra de un personaje que se supo reconstruir a sí mismo, y que murió en 2010

Este jueves, hubiera cumplido 50 años Gary Coleman, el divertidísimo actor que conquistó al público desde la recordada (por los más maduros) serie Blanco y Negro (Diff´rent Strokes).

En esa serie, Coleman interpretaba a Arnold Jackson, quien junto a su hermano Willis (Todd Bridges) quedaban huérfanos a raíz de un accidente sufrido por sus padres. Pero la suerte no los iba a dejar de lado a estos dos niños de Harlem, que a los pocos días son trasladados a un penthouse ubicado en Park Avenue, una de las calles más selectas de Nueva York.

¿La causa de tamaña mudanza? El jefe de su madre, el millonario Phillip Drummond (Conrad Bain), le había prometido adoptarlos en caso de que algo malo les pasara y, ante la tragedia, cumplió con su palabra.

De esta manera, los niños, de clase media-baja, pasan a interactuar con el mencionado Sr. Drummond, con su hija Kimberly (Dana Plato) y con la encantadora ama de casa, la Sra. Edna Garret (Charlotte Rae), a quien luego suceden Adelaida Brubaker (Nedra Volz) y Pearl Gallagher (Mary Jo Catlett).

Blanco y Negro capítulo 3 Gary Coleman

La serie se hizo famosísima por abordar en tono de comedia dramática temas candentes en los Estados Unidos de los '80 (¿y por qué no de la actualidad?) como racismo, drogas, secuestro de niños y, mucho más adelante, el despertar sexual.

Tan grande fue el éxito de la serie que se extendió entre 1978 y 1986 y se exportó a cientos de países, entre ellos la Argentina, donde se transmitía en las tardes del Canal 9 de Romay, una emisora muy volcada a la producción nacional.

Durante los 8 años que permaneció en el aire, los chicos iban creciendo pero Coleman permanecía siempre como “el pequeño Arnold”, que al grito de “¡¿De qué estás hablando Willis?!”, hacía reír a todos. Esta particularidad se dio debido a que el actor –que cuando comenzó a grabar la serie tenía 10 años- padecía glomeruloesclerosis segmentaria focal, una enfermedad renal crónica congénita. Debido a eso y a los corticosteroides y otros medicamentos utilizados para tratarlo, Coleman se veía como un niño, y su altura nunca superó los 1,42 mts. A pesar de que se sometió a dos trasplantes de riñón en 1973 y 1984, las operaciones no tuvieron éxito y durante su vida requirió frecuentes diálisis.

Durante este periodo de éxito, el actor fue convocado para una catarata de films olvidables, como Arnold y el Superagente 86 (“Jimmy the Kid” titulada así para “robar” con el éxito de ambas series en la Argentina), que no le depararon mayor reconocimiento y se servía de su imagen para vender entradas, al igual que El Show de Gary Coleman (1982), grabado en simultáneo con Blanco y Negro.

Arnold y el Superagente 86 trailer

Al término de Blanco y Negro, serie por la que llegó a cobrar hasta 100 mil dólares por episodio, Coleman sufrió el típico encasillamiento que lo alejó de Hollywood mientras veía cómo su cuenta bancaria disminuía, depredada por su entorno. Por eso, en 1989, el actor demandó a sus padres (adoptivos) y a sus representantes; y les ganó, obteniendo 1,3 millones de dólares.

Sin embargo, ese fue el último gran golpe de Coleman, al menos por 10 años, ya que en la década del ´90 desapareció del mapa de Hollywood al mejor estilo del “Niño yo no fui” de Bart Simpson. Su única “aparición estelar” fue en el videojuego “The Curse of Monkey Island”, de 1997.

Otro programa que “rescató” a Gary Coleman fue Los Simpson. En 1999 el actor se interpretó a sí mismo en el episodio de la temporada 11 "Grift of the Magi". Al año siguiente apareció en "A Tale of Two Springfields" y más tarde volvió a participar en el episodio “Homerazzi”.

Gary Coleman en Los Simpson

El nuevo siglo encontró al actor en bancarrota y trabajando de guardia de seguridad y así siguió hasta 2003, cuando se postuló, junto a su colega Arnold Scharzenegger y la actriz porno Mary Carey, como gobernador de California. Por supuesto, pudo más la fama del musculoso, y Gary (que había salido 8vo entre 135 candidatos, nada mal) volvió al ostracismo hasta 2005, año en que el cantante John Cena lo convocó para el videoclip Bad, Bad Man en el que interpretaba a un hombre que secuestra a Madonna y a Michael Jackson, una imitación de un episodio de la serie Brigada A (The A Team).

Gary Coleman videoclip John Cena

A pesar de que confesó que intentó suicidarse en dos oportunidades, Coleman no sufrió el triste destino de sus dos “hermanos” de la serie. En lo que los medios sensacionalistas dieron en llamar ”La maldición de Blanco y Negro”, tanto Todd Bridges como Dana Plato fueron apresados por consumir drogas y sus vidas terminaron destruidas, al punto que la joven fue encontrada muerta en 1999 y los investigadores concluyeron que se había suicidado.

En cuando a Coleman, sus problemas de salud lo tuvieron a maltraer toda su vida, pero una caída a través de las escaleras de su casa ocurrida en mayo de 2010 lo llevó a ser internado en el Centro Médico del Utah Valley. Allí falleció el 27 de mayo de 2010 debido a un hematoma epidural.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados