Icono de la belleza, la actriz celebra el reconocimiento tardío del cine, habla de su vínculo con Marilyn, recuerda la dolorosa experiencia de ser testigo de la muerte de Tyrone Power durante una filmación y repasa su estadía en la Argentina

Nació con el nombre de Luigina Lollobrigida en Subiaco, en Italia el 4 de Julio de 1927 y subyugó al mundo cinematográfico durante las décadas del ‘50 y ‘60 para convertirse en ícono eterno de belleza. El nombre Gina quedará eternizado por ella como Gina Lollobrigida. Actriz y directora, el drama y la comedia ligera donde solía destacarse quedaron relegados ante su voluptuosa figura. A pesar de que nunca disfrutó del éxito de sus contemporáneas como Sophia Loren o Anna Magnani, trabajó mucho en producciones realizadas en Hollywood e internacionales durante casi tres décadas. POPULAR consiguió a través de su corresponsal Ali Sar en Hollywood, una entrevista exclusiva y que se desarrolló así:

l P.: Finalmente Hollywood se hizo presente y le dio una estrella en el mítico Boulevard ¿Se sintió molesta por la tardanza en recibir ese reconocimiento?

- Me sentí conmovida porque después de tantos años, no lo esperaba. ¡Mi Dios, todavía hay amor! Me emocioné y me dio un mareo porque jamás imaginé que eso le podía pasar a una persona. He tenido otras experiencias amorosas con las fotografías y después con las esculturas. Pero ambas cosas no son comparables con la magia que tiene la cinematografía. Para ser reconocida como escultora necesito 300 años. (Risas). Solo la gente que visita los museos conocen mis trabajos. Pero el cine fue gran parte de mi vida.

LEA MÁS:

l P.: La vi cuando filmaba en 1965 Habitación para dos ¿Puede contarnos algo de ese tiempo? ¿Fue placentero entonces trabajar en Hollywood?

- Si. Y también fue después que se gestó un amor especial por este país. Volví aquí porque tuve una excelente experiencia en el set de filmación. Cuando vine me trataron como a una reina. Y eso me sorprendió porque fue solo al comienzo de mi carrera. Pero me trataron como si hubiera sido la Reina de Saba. (Risas).

l Obviamente fue un gran honor recibir una estrella en el Paseo de la fama, pero ¿cuándo supo que por su carrera se convertiría en una actriz famosa?

- Uno de mis primeros viajes fue a Argentina. Perón me invitó así que acepte y fui. (Risas). Hubieron unas 60.000 personas en las calles. Estaba cansada. (Risas). Cuando arribé al aeropuerto me escondieron de inmediato porque la gente parecía que iban a destrozar el avión. Le dije a los periodistas que no mandaran a Italia las fotografías porque era demasiado. Me sentía avergonzada de tanta popularidad. Y tuve miedo de irme de Argentina porque me sentí que yo era la saga de Evita Perón. (Risas). Tuve miedo por la avalancha provocada por la gente que quería verme y saludarme. Tuve miedo que se matara alguna persona y yo no quería que pasara nada. Tuve miedo.

l Me gustaría saber a qué hora se levanta cada día y que es lo que hace durante las mañanas?

- Depende, si tengo trabajo me levanto a las seis de la mañana para ser puntual en el trabajo. Pero también hago lo mismo cuando trabajo para mi. En este caso me siento liviana. Me gustaría morir trabajando, porque si no tengo trabajo no me siento muy bien. Nunca me voy de vacaciones. Trabajo más porque me dejan sola durante las vacaciones. Por lo general hago las cosas mas importantes cuando los demás se van de vacaciones.

l Usted mencionó a la reina de Sheba, por supuesto usted interpretó ese personaje en una película trágica. De hecho, Tyrone Power falleció y debió ser reemplazado por Yule Brynner...

- Y tuvimos que volver a hacerla de nuevo.

LEA MÁS:

l ¿Compartió escenas con Tyrone Power?

- ¡Dios mío! Hicimos toda la película. Posiblemente fueron 10 días para hacer la principal escena de amor, y se terminó. Y él desapareció. Yo estaba en el set de filmación y el tenía que hacer un duelo con otro actor norteamericano George Sanders y se cayó repentinamente. Lo llevamos a un “trailer” (camarín rodante) que estaba cerca del mío. Recuerdo que tuvimos una conversación juntos. Yo siempre pensaba en el guión. El vestía con su armadura y dijo, “no puedo respirar”. Pero se fue a su “trailer”, se dio vuelta para decirme “no te preocupes, la vida sigue de cualquier forma”. El se estaba muriendo. En cinco minutos más falleció. Trataron de llevarlo a un hospital y les dije que usaran mi automóvil. Fue una mala experiencia porque él era un actor fantástico. No sé lo que paso. Me enteré que tomaba un medicamento. No supe nada más.

l Las veces que usted venía a Hollywood visitaba a Marilyn Monroe, incluso ayer fue al cementerio a llevarle flores. ¿Qué representa ella para usted?

- Eramos amigas. Pero ella era una persona débil. Sólo quería un hombre que la amara. No quería nada mas que eso. Cuando una persona es tan popular es una “disgrazia” porque los hombres son muy celosos. Una persona muy popular hace que se sientan bien juntos. Desafortunadamente ser popular es algo lindo pero al mismo tiempo algunas veces no es fácil. Lo sé por mi propia experiencia.

l Si alguien joven le preguntase ¿qué es lo más importante en la vida qué le diría?

- Obviamente depende. La vida es un “regalo de Dios”. Usted debe amar la vida. Siempre fui positiva. No puedo ser negativa. Si usted es positivo en la vida hará cosas buenas. Si usted es negativo usted hará cosas malas. Desafortunadamente, especialmente hoy, vivimos en un mundo muy difícil. Y especialmente los políticos, ellos debieran tener cuidado con lo que hacen. Y aquí no digo nada más.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados