Nunca planeó ser un cineasta testimonial, pero al final ocurrió con films como La Lista de Schlinder o la nueva, The Post, sobre la libertad de prensa, estrenada en tiempos de Trump.

Posiblemente el más famoso productor vivo del cine de hoy, Steven Spielberg tuvo éxito de combinar la intimidad de su visión personal, con los requerimientos extraordinarios para realizar producciones comerciales excepcionales y modernas. A pesar de su increíble éxito, demoró varios años en ser aceptado como un artista serio, son muy pocos quienes pueden negar que el trabajo de Spielberg influyó decisivamente la filmación en el siglo XX a través de su potente imaginación, y también en el desarrollo de la industria fílmica a través de su potente imaginación visual y a su imaginación reconocida universalmente.

Los films de Spielberg fijaron señales definitivas en los efectos especiales, tanto en los aspectos visuales como en los auditivos los cuales, adicionalmente poseían una cualidad de atraer una respuesta del publico. El éxito de Spielberg también le permitió procurar numerosos proyectos filantrópicos y culturales como ningún otro productor cinematográfico de su generación. Es un activo sostenedor de proyectos que afectan la vida moderna del judaísmo y sirvió como presidente de los Survivors de la Shoah Visual History Foundation, un proyecto ambicioso dedicado a filmar entrevistas a los sobrevivientes del Holocausto. Adicionalmente fue un ardiente defensor de los derechos de los artistas y de las libertades creativas, mientras continúa produciendo aplaudidas películas que emocionan al publico en los cines en todo el mundo.

LEA MÁS:

A un pedido especial de POPULAR admitió que nuestro corresponsal Jack Tewksbury tuviera una entrevista visual-telefónica con él.

l ¿Cómo influyó el actual clima político de Estados Unidos en su cine, en este caso en The Post (2018)?

-Bueno, usted sabe que soy un director de protesta y nunca pensé que podría ser un director de protesta. Pero tengo un aprecio profundo por la historia. No sólo la historia norteamericana, si no a la historia del mundo. Algunas de mis películas demuestran la importancia del mundo en mi vida, en la de mis hijos y de mis amigos causaron que me interesara la historia para encontrar mis argumentos. Creo que todo comenzó con “Schindler’s List” (1993). Esa fue la primera vez que decidí contar una historia que nunca había sido relatada en este país, no desde de “The Diary of Anne Frank” (1959). Se creó así el conocimiento para todo el mundo de lo que fue el holocausto, la comunidad sobreviviente y la importancia de recordar el pasado para prevenir que vuelvan a pasar en el presente y en el futuro esos genocidios. Nosotros, los judíos, sabemos de la importancia de recordar el pasado, prevenir que no sucedan genocidios en el presente y en el futuro. Nosotros decimos en hebreo “Tikkun Olam” que significa “Todos tenemos la responsabilidad de arreglar el mundo”. El mundo siempre necesita ser reparado.

l ¿En su larga e increíblemente exitosa carrera hubo algún momento en que dudó de su porvenir?

-Por supuesto y fue cuando estaba haciendo “Jaws” (“Tiburón, de 1975) tuve muchas dudas ya muchos de los que me rodeaban me decían, “Tu nunca terminaras de hacer la película, te has sobrepasado del tiempo y del presupuesto”. Para mi era fácil culpar al hecho de filmar en el océano en vez de hacer la filmación en un tanque en un estudio de Hollywood. Cuando llegamos para filmar, el océano se puso en mi contra, cambiando las mareas o el oleaje era demasiado fuerte o el tiburón mecánico se rompía un par de veces todos los días. Ahí dude y mis amigos me comunicaron que en Hollywood se decía que esa seria mi ultima película. Los productores tenían muchas razones para creer que era imposible terminar el film. Pero Sid Sheinberg, el presidente del estudio, luego de una larga explicación, me apoyó luego de yo le pidiera que me dejara terminar el film. Me permitieron terminar y el resultado financiero fue que las arcas de la Universal Studios recuperó el costo y muchísimo más.

LEA MÁS:

l Después de haber estrenado un gran éxito “Jaws”, usted fue acreditado pero también acusado de haber creado la necesidad de que una película deba ser un gran éxito de taquilla en la primera semana de exhibición?

-Usted sabe que fui acusado por gente que no conocía la historia de sus propias películas que yo estaba arruinando la cinematografía por conseguir demasiada gente que vea mi película, y George Lucas dos años mas tarde en 1977, fue acusado de la misma forma por “Star Wars”. Usted puede decir lo mismo por “Intolerance” (1916), lo mismo por “The Ten Commandements” (1956), lo mismo por “Gone with the Wind” (1939), especialmente esta película que fue la única que se vio ese año, y que probablemente el total que recaudó, fue la película de mayor recaudación, con los valores ajustados, la más exitosa en la historia de la cinematografía.

l ¿Y cuál fue su primera película?

-Hice un montón de películas cortas desde que tenia 12 años de edad. Fueron pequeñas cosas, pero eso fue la primera vez y actualmente hice una película de verdad que fue un film de dos horas y media, con la cual no me di cuenta, que me iba presagiando probablemente, que muchas de mis películas que iban a ser de dos horas y media, pero no “The Post” que fue de menos de dos horas. Aquello no paso muy seguido pero entonces dos horas y media de 8 mm., poco sonido debajo de la tira de sonido magnético y usando a chicos en un drama que se hizo en el departamento dramático de la Arizona State University, y también con unos amigos míos de mi vecindad y así, en esa forma, hice mi primer largometraje, y se titulo “Firelight” (1964).

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados