Al principio fue mirado de reojo, pero terminó siendo clave en los últimos partidos y marcando goles, por lo que hasta recibió elogios del propio Pipa Benedetto. “El que llega a Boca, sabe que debe esperar la chance”, tiró.

Dicen que el fútbol, como la vida, da revancha. Cuando Ramón “Wanchope” Abila llegó a Boca, no muchos vieron con buenos ojos su arribo. Decían que había pasado al club de la Ribera, por su reconocida amistad con el Apache Carlos Tevez. Es más, los que afirmaban que era “el nueve para Boca”, fueron minoría.

Quienes lo querían, debieron esperar que, en el segundo semestre del año pasado, recalara nuevamente en Huracán, de acuerdo a una promesa que había hecho el presidente Nadur y al acuerdo que hubo entre los clubes para que arribara a principios de este 2018.

Esta claro que si no hubiese sucedido el hecho desgraciado de la lesión de Darío Benedetto, Boca no hubiese apelado a él. Entre paréntesis el “Pipa” no dudó en afirmar que “en la segunda mitad del torneo, fue uno de los jugadores clave”.

Debutó ante Temperley, en donde el Mellizo le dio media hora. Pero ya, ante San Martín de San Juan, en el partido siguiente, tuvo cinco minutos los cuales le alcanzaron para dejar estampado, por primera vez en la red, su nombre con la Azul y Oro.

Fue titular por primera vez en aquella derrota ante Argentinos Juniors, luego lo sería también en el partido ante Atlético, en Tucumán. Estuvo seis cotejos sin marcar. Además, en un partido de copa, hasta falló un penal.

LEA MÁS:

De todas maneras, ya aquellas críticas no existían, los hinchas lo terminaron avalando y terminó siendo titular en los tres últimos partidos, con dos actuaciones rutilantes: la de los dos goles en la victoria frente a Unión de Santa Fe que prácticamente le dejaban el torneo servido en bandeja al Xeneize y la de anteanoche en La Plata, en donde marcó uno de los tantos y brindó la asistencia en el otro.

Está claro que, en un par de meses, cambió su realidad. Su imagen dando la vuelta olímpica en la Bombonera, abrazado a su amigo Carlos Tevez, fue muy fuerte.

“Estoy muy contento porque merecíamos terminar festejando el título porque Boca fue el mejor”, insistió el autor del segundo gol boquense tras finalizar el encuentro en el estadio del bosque platense.

Claro que también se pronunció sobre la paciencia que mostró para meterse dentro del equipo, lo que le demandó bastante esfuerzo. “El que llega a Boca sabe que hay que trabajar mucho y esperar la oportunidad”.

Wanchope, para retratar su alegría de formar parte del plantel refirió que “sólo con estar en el banco de suplentes de Boca ya es una fortuna y mucho más si se puede jugar”.

Entre la sonrisa de felicidad y cierta emoción por el logro, Abila sostuvo que el que está en el equipo xeneize “sabe lo que se debe luchar y el sacrificio que requiere, incluso la familia debe ayudar mucho para alcanzar el mejor rendimiento”.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados