El uruguayo pintaba para tener un buen semestre, pero tuvo problemas en la rodilla y terminó en el quirófano. Por eso no se tomó vacaciones y quiere arrancar la pretemporada a la par del resto para ser el posible reemplazante del Pity si lo venden.

Febrero andaba a medio camino. River perdía con Lanús y el Pity sufría un desgarro en esos días. Gallardo que ya lo había visto bien en la pretemporada habló con Nicolás de la Cruz y le dijo que iba a jugar de titular ante Godoy Cruz en lugar del 10. El volante uruguayo- que no había jugado ni un minuto y tampoco había estado entre los concentrados en las primeras fechas porque tenía unos problemas musculares- jugó los dos tiempos ante el Tomba.

Lo seguiría haciendo durante los cuatro partidos que no estuvo el Pity; ese contra el equipo mendocino y luego otros 90 ante Vélez, 71 frente a Flamengo y 58 ante Chacarita. Hubo algunos chispazos que ilusionaron a Gallardo. Pero el equipo estaba mal en ese momento y De la Cruz sintió el bajón generalizado al que le sumó algunos dolores en la rodilla. Por eso no volvería a jugar hasta el partido con Belgrano cuando entró 10 minutos.

Cuando fue al banco ante Defensa el 1 de abril porque se bajó Quintero por gripe ya estaba mal. Los dolores en la rodilla lo hacían entrenar poco y mal. No le encontraban las razones de ese sufrimiento hasta que un estudio determinó un síndrome meniscal que lo llevó directo a la operación. De la Cruz fue operado el 21 de abril.

LEA MÁS:

Si bien al final del semestre ya empezó a moverse en el campo de juego y hasta tocó la pelota, no volvería a jugar y decidió que lo mejor sería no tomarse vacaciones y seguir de largo. Sin descanso, De la Cruz, trabaja todos los días, a veces en doble turno en el club y busca primero la recuperación física y muscular, luego irá por lo aeróbico y finalmente planea estar listo para el fútbol en la pretemporada que arranca el 20 de junio. Para eso se prepara el uruguayo en estos días, para llegar al 20 de junio y decirle al Muñeco: “Acá estoy listo”.

Para Gallardo su recuperación es clave ya que es el jugador con características que se asemejan al juego del Pity. Precisamente, el 10 tiene chances de emigrar en este mercado de pases y la alternativa de De la Cruz es cierta al menos para el DT que ya lo probó durante este semestre.

En virtud de estos seis meses de triple competencia que incluye Copa Argentina (primordial por el pase a la Libertadores 2019), las fases finales de la actual Libertadores y el torneo local de la Superliga, Gallardo necesita al menos dos planteles para esa pelea. Pueden llegar a ser más de 30 partidos en 4 meses y la recuperación de De la Cruz es muy necesaria.

El uruguayo arribó a River a mediados del año pasado y tras el debut ante Banfield en la segunda fecha de la Supeliga jugó durante el primer semestre 16 partidos, 7 de titular y 9 de suplente, con 834 minutos en cancha y sin goles anotados. Para el segundo semestre sus estadísticas cayeron por la lesión en la rodilla derecha y apenas completó 5 partidos, de los cuales 4 fueron de titular y 1 de suplente, con 319 minutos en el campo de juego sin lograr goles.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados