Con el triunfo 2-0 sobre Sport Boys, el Tomba se posiciona como único líder de su grupo. Los goles lo metieron Correa y Fernández.

Sueña Godoy Cruz, y tiene motivos para hacerlo. La merecida victoria de anoche ante el Sport Boys de Bolivia le permitió saltar a la punta del Grupo 6 de la Copa Libertadores y el Tomba quedó así bien perfilado para pasar a los octavos de final. Son los mendocinos los que marcan el paso, por encima del Atlético Mineiro brasileño, aunque en la segunda rueda solamente tenga un partido en casa contra dos en el exterior.

Ojo que no fue nada fácil al equipo de Lucas Bernardi. Es que sufrió bastante en el primer tiempo, en donde el equipo boliviano se animó y llegó a fondo con un par de chances que hicieron lucir al arquero Rodrigo Rey, muy atento.

Pero claro, el Sport Boys perdonó y fue letal para sus aspiraciones. Bien lo resumió el delantero Carlos Tenorio, una de las piezas más importantes del conjunto del altiplano, cuando luego del encuentro se lamentó: “No hicimos un mal partido, pero en este deporte hay que ser más vivo y aprovechar las oportunidades que a un equipo se le presentan”.

Primero Pol, luego Correa

Pero el segundo tiempo fue otra historia. No solamente porque Godoy Cruz se sacudió la modorra, sino porque además el Sport Boys no pudo repetir lo que había hecho en la parte inicial.

Eso se vio reflejado antes del cuarto de hora, cuando el ex Boca Guillermo “Pol” Fernández señaló la apertura del marcador, luego de sacar provecho de un rebote en el arquero tras un cabezazo del propio volante.

Ese fue el gol que le dio la tranquilidad que el conjunto mendocino no había tenido hasta el momento. Y le dio impulso anímico para ir por más y así llegó el segundo del Tomba casi sobre la media hora: Javier Correa, tras eludir al arquero, definió con el arco vacío para terminar concretando una victoria que, a pesar de que estaba en el “presupuesto”, costó más de lo pensando en un primer momento. i

El relato y las formaciones:

Embed